Denuncian que estudiantes de escuela de El Tigre reciben clases en el piso

181
ETAR El Tigre
Cortesía

Los pocos estudiantes que cursan estudios de bachillerato en la Escuela Técnica Agropecuaria Robinsoniana (ETAR) de El Tigre,  al sur del estado Anzoátegui, reciben clases en el suelo por la falta de pupitres.

Docentes de la institución se las ingenian para impartir las cátedras, algunas veces hacen uso del anfiteatro para impartir las clases, pues tampoco hay pizarrones en los salones.

FOTOS ETAR EL TIGRE
Cortesía

Pocos son las aulas que aún cuentan con pupitres o mesa sillas. Los jóvenes escuchan las instrucciones de sus profesores de pie o sentados en el suelo.

Profesores y alumnos denuncias que en los últimos dos años el plantel educativo ha sido desmantelado por los ladrones.

Audrey Vásquez, es docente y contó que “no hay pupitres porque la delincuencia se llevó todos los pupitres, las mesitas, sillas, pizarrones, sólo quedan los que están pintados en las paredes”.  

La docente explicó que las pizarras acrílicas desaparecieron, “se las llevaron para tomar los marcos de aluminio”.

Tampoco cuentan con agua,  ni servicio de electricidad. Los delincuentes han cargado con transformadores, cableados, tuberías, rejas, puertas, luminarias, bancos y hasta la cerca perimetral. De los sanitarios también se llevaron todo.

Julián Ordaz, también docente de la ETAR, explicó, un poco avergonzado, que los caballeros “nos dirigimos al monte y hacemos nuestra necesidad allá”.

Asegura que cumplir con el horario completo lo encuentran difícil  y complicado, tanto para los estudiantes como para el personal que allí debe laborar.

El profesor dijo que las ganas de aprender y el amor por educar mantienen a estudiantes y docentes en esta escuela.

Las condiciones son precarias, sin embargo, no dejan de asistir  y “resistir”.

Profesores y estudiantes exigen a las autoridades del Consejo Municipal Educativo Bolivariano solventar esta situación.   

La Escuela Técnica Agropecuaria Robinsoniana forma técnicos medios agropecuarios que a su salida pueden incorporarse al campo laboral.

Toda la matricula la conforman varones y hembras de escasos recursos económicos y residentes de las zonas más vulnerables del municipio Simón Rodríguez de Anzoátegui.