Derrame de petróleo llegó a Los Juanes y Playuela en Morrocoy

83
Foto: cortesía

El derrame de petróleo denunciado desde el pasado fin de semana en las costas del estado Falcón llegó a los manglares y cayos Los Juanes, Playuela, Playa Sur y Boca Grande ubicados dentro del Parque Nacional Morrocoy.

De acuerdo con videos e imágenes difundidos por redes sociales, se puede apreciar una mancha negra en las costas de las playas del Parque Morrocoy.

El diario falconiano Nuevo Día publicó que las cuadrillas de saneamiento han estado trabajando en el sector Las Delicias, Golfo Triste y puente de La Araguita de la parroquia Boca de Aroa, así como en Punta de Brava, playa Sur, Caimán y Cayo Sombrero del municipio Silva.

Laboratorios de El Palito y GNB analizan muestras

Foto: cortesía

Según Nuevo Día, “el equipo técnico de Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima (Pdvsa) de la Refinería El Palito, tomó muestras de agua y arena con restos del hidrocarburo y los envío a su laboratorio así como al laboratorio 41 de la Guardia Nacional Bolivariana para el respectivo análisis”.

Agregaron que el Centro de Operaciones y Coordinación del Parque Nacional Morrocoy participa en las actividades de saneamiento, mientras que la refinería El Palito estaría aportando el combustible para movilizar al personal involucrado.

Organizaciones preocupadas

El usuario en Instagram @morrocoyonoline, dedicado a difundir imágenes de las playas falconianas, denunció que “el derrame sí está afectando el parque”.

Agregaron que el mismo llegó a Cayo Sombrero, parte de Chichiriviche, Pescadores Mayorquina, Los Juanes (donde la afectación sería mayor) y Aguasalobre.

Invitaron a los habitantes del municipio Silva del estado Falcón a participar en las cuadrillas de recolección de desechos e invitaron al Estado venezolano, Inparques, Ministerio de Turismo, gobernación, alcaldía y fundaciones a “dar un granito para ayudar”.

“Podemos maldecir mil veces pero debemos hacer algo”, reflexionaron.

Fundaciones se pronuncian

A través de un comunicado en su sitio web, la fundación Azul Ambientalista expresó que estos derrames “ya se han hecho recurrentes” en las costas venezolanas pero en esta oportunidad, la mancha de petróleo ya es de 4 kilómetros en las orillas entre el sector de Puente Boca Vieja hasta Aragüita, en Golfo Triste.

“Si de alguna tragedia ambiental hemos aprendido pues aun aparecen secuelas, daños colaterales e impacto en la flora y fauna marina, es en el caso de los terribles derrames de petróleo”, expresaron.

Foto: cortesía

Agregaron que las jornadas de saneamiento no son suficientes “sin una sincera investigación para cuantificar magnitudes” pues “el impacto ambiental y deterioro ecológico son irreversibles”.

La permanencia del petróleo en las costas, aumenta la afectación en los ecosistemas marino y submarino “ya que una vez que el hidrocarburo impacta y al confrontar el resplandor del sol en el agua, se evapora”.

De allí, “una parte se convierte en gases, al extenderse y al final se tornasola aceitosa, se dispersa en la superficie hasta formar capas entre gruesas y delgadas que bloquean como una película impermeable, impidiendo el intercambio gaseoso del lecho marino. Posteriormente, al desplazarse por la acción de los vientos, llega a las orillas donde se emulsifica, es decir, forma una gelatina de agua y aceite con bolas de alquitrán densas, parecidas al asfalto”.

Azul Ambientalistas denunció que en oportunidades anteriores han encontrado fauna marina con la piel afectada por el petróleo y existe un alto riesgo de que aves puedan quedar petrolizadas y otras especies mueran envenenadas o asfixiadas por los químicos en el agua que impactarán a la pesca artesanal.

Por todo lo anteriormente señalado, exigen a Pdvsa y al Estado venezolano asumir sus responsabilidades y emitir un pronunciamiento oficial sobre el origen, tipo de crudo, volumen del derrame y el tiempo de permanencia del mismo.

Igualmente los exhortaron a tener los recursos para movilizar al personal e implementar la tecnología necesaria para enfrentar este tipo de desastres e iniciar labores de limpieza inmediatas.