Detienen a médico deltano por hacer piscinada

Un médico y otras personas fueron detenidas en Tucupita luego de incurrir en la violación de las normas de confinamiento.

Los involucrados incumplieron con evitar la aglomeración de personas y visitas de cortesía, sin que necesariamente sean de carácter vital.

De acuerdo con medios locales, el médico Wilfredo Ágreda, aseguró que sí compartía una piscinada en su casa, donde participaban cuatro adultos y cinco niños.

Según Ágreda, publicado en El Periódico del Delta, aun cuando la casa estaba cerrada, una señora entró y les llamó la atención ante lo que supuso ser una violación al confinamiento.

Seguidamente, esta persona salió pero regresó con la gobernadora Lizeta Hernández y varios funcionarios de seguridad, quienes pusieron bajo arresto a todos.

Wilfredo Ágreda cuenta a El Periódico del Delta que los niños también fueron detenidos y todos tratados como supuestos “delincuentes” .

Una vez bajo este procedimiento, aseguró Ágreda, no habrían recibido comida ni agua y permanecieron en encierro durante 24 horas.

De acuerdo con su versión, nadie estaba consumiendo alcohol, no poseían armas blancas y no había música, afirmaciones que sí sostienen oficialmente.

“Armaron una película” , declaró el galeno implicado a El Periódico del Delta.

Versión de la gobernadora Lizeta Hernández

La gobernadora Hernández aseguró que los vecinos le pidieron presentarse en la avenida Orinoco y en la casa específica. Ella fue y se hizo acompañar de Protección al Menor y del Cicpc.

Allí había una piscinada donde participaban varios menores de edad sin sus padres, “quién sabe haciendo qué”.

“Los muchachos para atención al menor y los padres a la justicia” , declaró en cadena regional la funcionaria.

Los padres “están haciendo tarea”. De acuerdo con ella, al médico “no le importó la salud de los presentes, ya que existe un régimen de confinamiento y el agua de la piscina mantenía un estado cuestionable” .

Este caso pasó a manos de la fiscalía del Ministerio Público.

“Yo les llamo la atención a los padres de familia. Yo no puedo ser la mamá de todos los muchachos. Deben preguntarse dónde están sus hijos y qué están haciendo”, dijo la gobernadora Lizeta Hernández.

Hernández reveló haber sostenido una conversación con el abuelo de uno de los menores de edad, quien agradeció la medida tomada por la funcionaria.