El Libertador de Guajira lleva 4 meses sin servicio eléctrico

Barrio Libertador Guajira
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

En el barrio El Libertador del municipio Guajira, al norte del Zulia, 25 familias llevan 4 meses sin el servicio eléctrico. Más de 40 personas de la comunidad protestaron en la tarde de este viernes 3 de diciembre cansados de que no se les cumpla este derecho.

Para Radio Fe y Alegría Noticias la joven Sol Mayra Loaiza, indicando que «ya hemos agotado todos los mecanismos que tenemos en la comunidad para que la alcaldía pueda suplir la necesidad del transformador pero aún no se nos ha respondido al llamado».

Loaiza relató que «la alcaldesa vino para acá en una ocasión e incluso nos firmó un papel donde ella se comprometía a darnos un transformador, han pasado 4 meses, antes de las elecciones fue eso, y nunca recibimos el transformador».

Reseñó que faltando dos semanas para los comicios municipales «mandaron a decir que iban a dar el transformador y (eso) no pasó. Ya han pasado semanas, llegó diciembre y nosotros estamos preocupados».

También explicó que evalúan en el barrio «gestionar para bajar el transformador y ver qué le podemos sacar al transformador para vender ls piezas y entonces hoy sí apareció la vocera, hoy si tiene dolientes».

Al momento del despacho llegó una comisión policial para impedir que algunos jóvenes bajaran el transformador del poste donde se encuentra instalado y con ello evitar que lo vendan por partes en Colombia.

La vocera comunitaria exigió, en nombre de la comunidad, que se le dispense de este servicio básico «porque hay niños especiales, hay personas de la tercera edad, hay sufrimiento, desidia, enfermedades».

Rechazó que desde la alcaldía del municipio Guajira se pretenda decir que «el transformador le pertenece a la alcaldesa. Nosotros lo pagamos. Este transformador tiene 37 años, ni siquiera existía la alcaldesa».

El barrio Libertador se encuentra ubicado a solo 2 kilómetros de la población de Paraguaipoa. Pero esta cercanía no representan ninguna ventaja.

Sus ciudadanos deben seguir haciendo maromas para soportar el calor y los zancudos, además de comprar la comida del día porque no pueden refrigerar nada y ni siquiera contar con agua fría.