El Salvador: Aprueban extender el régimen de excepción

27
Cortesía

Diputados de la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobaron por novena vez este miércoles 14 de diciembre el régimen de excepción por 30 días más, propuesto por el presidente Nayib Bukele. La intención, aseguran, es mantener el combate a las pandillas pese a las múltiples denuncias de detenciones arbitrarias.

La diputada del partido Vamos, Claudia Ortiz, manifestó que es momento de buscar soluciones definitivas, transparentes, permanentes y sostenibles para la seguridad ciudadana, en vez de estar renovado el régimen de excepción.

“Se debe aplicar la ley que pase por los derechos humanos, respeto a la legalidad, la independencia judicial, la capacidad de las instituciones de investigar y determinar los crímenes”, dijo la política a través del informativo Contacto Sur.

Entre tanto, Marisela Ramírez, integrante del Bloque de Resistencia y Rebeldía Popular, dijo que el régimen de excepción no resuelve de raíz la inseguridad ciudadana.

“Por qué el Gobierno no se encarga también de atajar el crimen organizado, a los de cuello blanco, al que facilita el arma y el paso de la droga (…) En cualquier momento va explotar en la cara del Gobierno”, dijo.         

Esta nueva prórroga de excepción contempla dos hechos delictivos más. Uno de ellos es el encubrimiento de extorsiones y el otro, el financiamiento ilegal.

Combate a la delincuencia

Según la ONG Fundaungo, el 89,8% de los salvadoreños aprueban el régimen de excepción. Esto constituye un aumento del nivel de aprobación porque en junio era de 83,7%.

Las autoridades informaron que en los casi nueve meses del régimen de excepción han capturado a más de 60.000 personas de un registro de 76.600 pandilleros.

Según cifras oficiales del 1 de enero al 13 de diciembre se han registrado 602 homicidios, una cifra menor a los 1,061 contabilizados en idéntico período de 2021.

Entre tanto, organizaciones como Human Rights Watch denunciaron que han documentado más de mil casos graves de violaciones a los derechos humanos cometidos por los soldados y policías durante el régimen de excepción.

Con información de Contacto Sur y Los Ángeles Times