En El Pensil deben buscar agua en una laguna

laguna Trujillo
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Habitantes del sector El Pensil de la parroquia Sabana Libre, en Trujillo, deben buscar agua en una laguna ante la falta del servicio.

El Pensil es una localidad que se caracteriza por su clima frio, su alta vegetación y por ser una localidad turística, ya que se encuentra muy cerca del monumento de José Gregorio Hernández y de la tierra de Isnotú.

En esta comunidad se vive con mucho sacrificio la falta de agua potable, pues a 30 años de su fundación, nunca han tenido agua por tubería. Antes resolvían cuando pasaban cisternas de la alcaldía pero debido a la escasez, esto dejó de suceder.

Con el tiempo, vieron nacer una laguna cerca de su comunidad que al día de hoy es la fuente principal para abastecerse. Agua color verde, con alta vegetación y peligro. Así se van con pipotes en hombros todos los días a buscar agua en la laguna, como en los tiempos de antaño.

Milagros Terán tiene en la comunidad desde su fundación y relató que «no tenemos agua por tubería desde entonces. Yo sufro de una pierna y debo caminar hasta la laguna para poder tener agüita en mi casa. Esto no es una vida digna, esto es un sacrificio diario».

Ella vive entre dolores en las piernas y temor a que cualquier cosa le pueda pasar en la vía puesto a que no todo el tiempo puede comprar una pipa de agua en dólares pero la necesita todos los días.

Esta situación sucede en el estado por falta de un acueducto que garantice agua en las partes altas del estado, pues Trujillo ha visto cómo su población crece y el servicio no llega a las comunidades que en estos tiempos lo necesitan aún más.

Por su parte, Antonio Morillo contó a Radio Fe y Alegría Noticias que actualmente les cobran un dólar por un solo pipote «y a veces no tenemos dinero. Estamos sin trabajo y para pagar esto es difícil».

«La alcaldía a veces viene una vez cada dos meses y nos regala una pipa pero en una casa somos mas de 6 personas y eso dura muy poquito», relató.

«El camino a la laguna está lleno de monte. Pueden encontrase culebras, algunos animales peligrosos. Es incómodo. Las autoridades deberían hacer algo para ayudarnos. Muchos niños se bañan ahí y es riesgoso porque no queremos que ocurra una tragedia que algún niño se ahogue», destacó.

Otros problemas

El sector Sabana Libre, con paisajes turísticos y un clima siempre frio, también tiene fallas en el gas doméstico, por eso deben buscar leña en muchos de los árboles que bordean la localidad.

También hay fallas eléctricas y no cuentan con señal de televisión por cable.

«Nosotros nos sentimos olvidados porque siempre esperamos y esperamos y nada sucede, nada nuevo pasa y cada vez estamos peor», dijo.