En El Quilombo de Maturín claman ayuda ante inicio de las lluvias

El Quilombo de Maturín
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

El primer gran aguacero de la temporada de invierno cayó en Maturín la madrugada de este lunes 16 de mayo y se prolongó por más de 8 horas. Comunidades vulnerables como El Quilombo sufrieron los primeros estragos de las lluvias.

El Quilombo es una barriada ubicada en la parroquia Los Alto de Los Godos, detrás de la Universidad de Oriente y donde converge el caño Universidad.

Francis Villafranca, habitante de El Quilombo, contó a Radio Fe y Alegría Noticias que durante más de 8 horas en la comunidad vivieron la incertidumbre de que el agua anegara las viviendas y perdieran los pocos enseres que tienen.

“Empezó a llover suave como a las 12 de la madrugada pero a las 2 arreció y se abrió el cielo, ya para las 4 el agua estaba como a 20 centímetros en mi ranchito. Así que empecé a subir todo en alto y a rezar para que escampara porque llueve afuera y adentro por el deterioro de las láminas y la madera que se ha comido el comején”, contó Francis.

“Mi hijo y yo empezamos a sacar el agua para que no sufrir por la inundación porque yo estoy muy cerca del caño y en la parte baja y se va inundando el ranchito”, agregó.

Cuenta Villafranca que las calles tras el aguacero quedaron totalmente encharcadas y transitar se torna difícil ya que deben hacerlo descalzos o cubriendo sus zapatos con bolsas. No cuentan con aceras, calles ni luminarias.

Piden ayuda gubernamental

En El Quilombo las viviendas son muy precarias techadas con láminas y madera. Muchas residentes son madres solteras que intentan sacar adelante a sus hijos. También hay adultos mayores que ante falta de viviendas viven en situaciones de riesgo.

Piden al gobierno regional y nacional les visiten y les brinden atención con láminas y materiales para construir viviendas dignas paratodos los habitantes.

Como estas son muchas comunidades de Maturín las que son vulnerables ante la temporada de lluvias por estar asentadas en las inmediaciones de caños que con las lluvias crecen y salen de sus cauces generando afectaciones.

En Monagas hay 41 caños, 60 canales y 77 alcantarillas que han sido saneadas por parte de las autoridades ante la llegada de las lluvias. Sin embargo, la atención de los mismos no es una garantía ante los embates de la naturaleza.