En escuela Aramendi de Guasdualito reciben a los estudiantes por grupos

Escuela Aramendi Guasdualito
Escuela Aramendi/Foto: Juan Carlos Rosales/Radio Fe y Alegría Noticias

Radio Fe y Alegría Noticias se acercó en la mañana de este lunes 25 de octubre a varias escuelas de la población de Guasdualito, municipio Páez de Apure. Una de ellas fue la escuela integral Aramendi, en pleno centro de la ciudad.

Su directora, Militza Guillén, contó cómo estaban las expectativas con la llegada de los primeros estudiantes. Explicó que «de acuerdo a los lineamientos ministeriales estamos recibiendo a los niños por grupos pequeños en cada grado y sección con las medidas necesarias de bioseguridad».

Detalló que los niños han estado llegando desde primeras horas de la mañana con sus padres y representantes. «Y esto quiere decir que están llegando con gran alegría, están con ánimo para iniciar este nuevo año escolar 2021-2022».

La escuela Aramendi, una de más tradición en el municipio Páez, recibirá en este primer día «a 150 niños de 5 secciones, 3 de primer grado y 2 de segundo grado». Indicó que progresivamente «iremos atendiendo a los otros niños hasta el día viernes».

Dentro de las actividades previstas a desarrollar en la primera semana de clases presenciales, Guillén precisó que habrá actos cívicos, dinámicas de grupo, entrega de trípticos informativos por parte de funcionarios militares sobre las normas de seguridad.

En cuanto a las condiciones de las instalaciones del plantel la directora admitió que «primero funcionó como albergue (para los migrantes retornados) y como hospitalito».

En ese sentido, señaló que «después de eso progresivamente se han hecho algunos arreglos pero todavía le falta mucho puesto que es una de las instituciones más grandes en la parroquia Guasdualito».

Apuntó que por lo pronto ya se han adecuado varios salones de clases con mesas sillas y pizarras «aunque todavía no hemos instalado los aires acondicionados porque se nos ha dicho que no debemos tenerlos prendidos con las puertas cerradas sino tener los espacios abiertos.

Guillén remarcó finalmente que «era realmente necesario que los niños se encontraran con sus docentes y con su institución. Por eso es que poco a poco debemos darle vida a la institución. Tenemos que aprender a vivir con esta pandemia, con el virus, pero cuidándonos».