En Honduras denuncian violencia de una cementera contra la mujer

Según la dirigente, la cementera intenta apoderarse de sus terrenos para construir una carretera.

La dirigente indígena Marcela Chacach, de la comunidad de Loma Alta de San Juan Sacatepéquez en Honduras, denunció que un grupo de paramilitares tomaron su casa y amenazaron a su familia.

Según su testimonio, los atacantes golpearon y amenazaron a sus hijos y esposo, mientras que a ella la golpearon y le raparon el cabello. Aseguró que los agresores le amenazaron de muerte si denunciaba la acción.

Chacach acusó del ataque a la empresa Cementos Progreso, que intenta controlar el territorio para la construcción de una carretera privada, como parte de un proyecto extractivista.

El hecho no es el primero en su tipo relacionado con este caso, sólo tres días antes del hecho, un grupo de mujeres de la etnia Pajoque manifestaba pacíficamente en el lugar cuando maquinaria de Cementos Progreso intentó arrollarlas:

«Estábamos cuidando nuestro terreno con niñas, niños y ancianos cuando llegó la maquinaria y nos fueron a atacar. Nos gritaron, nos dijeron que nos querían matar y nos querían llevar arrastrados», dijo la dirigente.

Ambos casos se suman a una larga lista de denuncias sobre ataques, amenazas y criminalización que viven las comunidades de San Juan Sacatepéquez.

Los ataques, destacó Marcela, ahora se dirigen hacia las mujeres de esas comunidades. Chacach exigió a la justicia hondureña que tome acciones contra los abusos y reiteró que las mujeres indígenas seguirán luchando por la defensa de sus territorios.

Con información de Carolina Rivas, para Aler Contacto Sur.