En los municipios fronterizos del Táchira esperan que mejore el empleo

Referencial

Martín Labrador, vicepresidente de la Cámara de Comercio, Servicios e Industria de Ureña, Táchira, espera que tras el cese del toque de queda decretado por el gobierno nacional para este mes de diciembre, se mejore sustancialmente la generación de empleo en esa zona fronteriza.

Dijo Labrador que los comerciantes generan 2 mil empleos directos y 5 mil indirectos “y que con esta nueva medida estos números los podamos aumentar en un 20 por ciento”.

Considera el gremialista del comercio en la frontera del Táchira que con esta reapertura no solo se va a observar mayor movilidad de ciudadanos hacia esta zona sino que “va a mejorar la calidad de servicios y de empleo”.

El toque de queda fue decretado en los municipios Pedro María Ureña y San Antonio del Táchira desde el 16 de marzo, como parte de las medidas del ejecutivo nacional para contrarrestar los efectos del Coronavirus.

Desde entonces el empleo formal que se concentraba en las agencias aduaneras, ventas de calzado, plástico, metalmecánica y tabaquería, entre otros, se vio severamente afectado por el cierre de estas empresas debido a la pandemia.

De esta manera el intercambio binacional de esta zona fronteriza, que había sido catalogada como una de las más dinámicas de América Latina, y por donde rondaba la movida de unos 7 mil millones de dólares, sufrió un fuerte frenazo.

Los comerciantes de la frontera con el Departamento Norte de Santander, Colombia, ven con buenos ojos este cese y aspiran a contar con el mismo flujo económico y comercial que tenían antes de la cuarentena.

Por Jorge Labrador/Radio Fe y Alegría Noticias