En medio de la pandemia, las playas de Estados Unidos se llenan el Día de los Caídos

Vacacionistas se aglomeran en un conocido lago de Missouri | Foto: Reuters
Vacacionistas se aglomeran en un conocido lago de Missouri | Foto: Reuters

A pesar del creciente número de contagios y muertes por Coronavirus, varias playas de los Estados Unidos se llenaron de visitantes estos 23 y 24 de mayo durante la celebración del Día de los Caídos.

La fecha, que conmemora a los soldados estadounidenses caídos en combate, marca también el inicio de las vacaciones de verano. Muchos ciudadanos no perdieron la oportunidad y llenaron las playas, a pesar de las medidas de cuarentena y el riesgo de contagio.

Mar, arena y veredas en Florida, California y Nueva Jersey recibieron a centenares de personas que desafiaban las normas de distanciamiento social impuestas por las autoridades de salud.

En Florida, agentes de la policía dispersaron a cientos de ciudadanos que surfeaban, tomaban sol o hacían ejercicios, desobedeciendo las normas establecidas.

La jefa del grupo de trabajo contra el Coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, expresó a un canal de televisión sentirse “muy preocupada” por la situación, enfatizando en lo importante de distanciarse socialmente.

“Queremos dejar realmente claro todo el tiempo que el distanciamiento social es absolutamente crítico”, dijo Birx a ABC.

Mientras tanto, Lyda Krewson, alcaldesa de Saint Louis, Missoury, consideró irresponsables a quienes decidieron ir a playas y bares para celebrar, en lugar de permanecer en casa.

“Es irresponsable y peligroso incurrir en un comportamiento tan riesgoso sólo para divertirse un poco durante el fin de semana largo”.

Krewson agregó que le parece “perturbador” el hecho de que muchos incluso hayan decidido salir de la ciudad, aumentando “el riesgo potencial de más casos positivos, hospitalizaciones y, más trágico aún, muertes”, opinó.

Para este lunes 25 de mayo, Estados Unidos tiene el mayor número de casos positivos y muertes por Coronavirus de todo el mundo, con más de 1 millón y medio de enfermos y cerca de 100 mil muertes.