En medio de robos, escuela de Fe y Alegría en Cumaná cumple 23 años

128

La Unidad Educativa Padre José María Vélaz, en Cumaná, conmemora su aniversario número 23 en medio de constantes azotes por la delincuencia. 

Ante esta situación, que afecta a 1.116 estudiantes, los padres y representantes de estos alumnos se unieron a los maestros y trabajadores que prestan sus servicios en este plantel de Fe y Alegría, para caminar por las calles de la comunidad de Llanada, exigiendo a los cuerpos policiales, mayor protección seguridad y protección para esta escuela de Fe y Alegría.

“Vecinos y amigos ama a tu escuela”: esa era una de las consignas que gritaban las personas mientras se desplazaban, en horas de la mañana del martes 3 de noviembre, por las calles aledañas a esta escuela.

La directora de esta institución, Omaria González, señaló que en medio de la cuarentena se han registrado robos prácticamente a diario. Agregó que de “pedacito a pedacito”, están dejando la escuela vacía.

“Se llevaron los cilindros de las puertas, las pocetas y tapas de los inodoros del piso de los baños. Además, el techo raso y la cablería de los salones y pasillo”detalló. “Toda la institución está a oscura”.

Sin condiciones

González advirtió que si se levantara la cuarentena este año, el plantel no se encuentra apto para albergar a los alumnos que conforman la matrícula de esta casa de estudio.

“A esta institución acuden niños desde los cuatro años, hasta que salen como técnico medio en electricidad o electrónica”, recordó.

La educadora solicitó apoyo a los entes gubernamentales y sociedad organizada. “No podemos permitir que sigan desvalijando la Unidad Educativa Padre José María Vélaz que, junto a Cecal Santa María, realiza una gran labor por la educación en la comunidad”, concluyó González.  

A los reclamos de la maestra, se unió Carmen Guerra, representantes de uno de los estudiantes, quien dijo que los funcionarios de la Policía y la Guardia Nacional se deben desplegar en las escuelas y liceos de Cumaná, para evitar que los delincuentes destruyan estos espacios dedicados a la formación de la nueva generación.

“Los cuerpos de seguridad deben instalar un punto de control en La Llanada y de esta forma se evitaría que los delincuentes sigan cometiendo sus fechorías. Basta ya de robos e inseguridad”, exclamó Guerra.