En Palo Negro de Maturín padecen por escasez de agua y falta de gas

46
Foto: Radio Fe y Alegría.

En el sector Palo Negro, ubicado a pocas cuadras de la Av. Rivas en pleno centro de Maturín, los habitantes aseguran que entre los principales problemas que enfrentan se encuentra la escasez de agua, la inseguridad y falta de distribución de gas doméstico.

La señora Milva Brito lleva 27 años viviendo en el sector y afirma que la escasez de agua los afecta desde hace aproximadamente 7 meses.

Brito comentó que en su caso particular han tenido que resolver pidiendo prestada una camioneta para poder trasladarse a otros sectores a buscar agua.

“Llevamos 7 meses sin agua, llega un día y pasan otras dos semanas sin venir” expresó otro de los vecinos.  

Rafael Caminos, también residente del sector, aseguró que la calidad de vida de muchos vecinos ha desmejorado, especialmente porque no todos tienen la posibilidad de trasladarse en un vehículo particular para buscar agua.

Por ello, se ven en la necesidad de esperar a que llueva para sacar envases y almacenar toda el agua que puedan.

Foto Radio Fe y Alegría.

Resolviendo con cocinas eléctricas y pidiendo favores

Pero no solo por agua padecen en la comunidad Palo Negro. Los vecinos también hicieron énfasis en el hecho de que desde hace tres meses no les venden los cilindros de gas doméstico.

Además, destacaron que desde hace varias semanas una de las personas que vive en su casa está solicitando el cambio de un cilindro que está defectuoso y hasta ahora no ha tenido respuesta por parte de las autoridades correspondientes.

“Tuvimos que pedir una bombona prestada porque la de nosotros está mala; dijeron que la iban a cambiar y aún nada. Esa bombona es un peligro, está podrida abajo y tiene fuga. Nosotros necesitamos respuesta rápido porque somos 3 familias que vivimos en esa casa y cocinamos ahorita es con una cocina eléctrica que se tarda hasta para hervir café”, expresó Brito.

“No solo corremos riesgo nosotros. Aquí hay niños y si esa bombona explota mi casa no es la única que va a sufrir daños, también mis vecinos”, dijo.

Habitantes como Luisannys Enriquez y Liseth Ramírez, optan por conseguir los cilindros de gas por otros medios con ayuda de conocidos que les faciliten el llenado de las bombonas directamente en la planta, o incluyéndolas en las jornadas de venta y distribución que se realizan en otros sectores.

“Yo me ayudo es con la cocinita eléctrica, la cocina normal casi ni la uso porque para conseguir la bombona tengo que esperar a que algún amigo que viva en otra urbanización me llame y me diga que hay jornada, y me puede ayudar para comprar la bombona por allá”, expresó Enriquez.

Antes de las 6:00 de la tarde, todos a casa

En cuanto a la inseguridad, los vecinos explicaron que a pesar de que los robos no son tan frecuentes como en otras comunidades populares de Maturín, en Palo Negro procuran resguardarse en sus casas antes de las 6 de la tarde con el fin de evitar ser víctimas de los delincuentes, pues al ser un sector céntrico es común que en un descuido pase algún motorizado arrebatándole los teléfonos o bolsos a los transeúntes.

“Aquí no hay azote de barrio ni nada eso, es tranquilo por esa parte. Pero como en todos lados, uno tiene que meterse temprano a la casa porque si andas por ahí con el teléfono en la mano pasa un motorizado y te deja sin nada”, enfatizó la señora Brito.

Por otra parte Liseth Ramírez expresó que todo el asunto de la inseguridad “es por tiempo”

“Hay veces en que la delincuencia se alborota y otras en que todo se ve calmado. Hace una semana robaron a una señora por la esquina, en un momentico le arrebataron el bolso, el teléfono y ya está. Por lo menos ahorita no se están metiendo en las casas, pero hay que estar pendiente”, contó.

Tal como lo asegura Liseth, los vecinos de Palo Negro siempre tienen que estar al pendiente: resguardándose de los delincuentes que quieran hacerse con sus pertenencias.