En Santo Domingo de Barquisimeto exige agua, gas y piedad

Fotografía de Rosender Evíes

La falta de agua, la escasez de gas doméstico, el desbordamiento de las cloacas y el racionamiento eléctrico son algunos de los problemas que padecen los vecinos de Santo Domingo, al sur de Barquisimeto.

Zenaida Rea, habitante de la comunidad aseguró que tienen años sin recibir agua por tubería, recogen agua del Rio Turbio para poder cubrir sus necesidades básicas.

“Tenemos años sin ver una gota de agua, me ha tocado cocinar, bañarme y de todo con agua del Rio Turbio” precisó Rea.

Del mismo modo, Rea señaló que en la Comunidad viven personas con discapacidad, al igual que niños y pacientes oncológicos que requieren una mejor atención y calidad de vida. A su vez, indico que son más de 1000 familias afectadas.

Los vecinos cocinan con leña

Al mismo tiempo, María León, habitante del sector I de Santo Domingo, explicó que la problemática del gas es causada por la mala distribución, ya que el Concejo Comunal no realiza el trabajo correspondiente para que puedan vender mensual los cilindros. De esta manera, denunció que son 4 meses sin comprar una bombona y se han visto la necesidad de buscar leña en las inmediaciones del Rio Turbio para poder cocinar.

¨Hay quienes no pueden cocinar a leña porque tienen familiares que sufren de asma, pero tampoco pueden usar bien las hornillas eléctricas porque la luz la quitan sorpresivamente. Cada bajón de luz prácticamente quema las hornillas», las familias no tienen dinero para reponerlas a cada rato.

Cloacas colapsadas

Asimismo, Antonia Mendoza manifestó sentirse preocupada por el colapso de cloacas, es una de las principales afectadas por el desbordamiento de las aguas servidas en la avenida principal de la comunidad, en el sector Colinas de Navarro el colapso tiene más de dos años.

Además, calificó como “Infrahumano” el olvido de los dirigentes políticos, el desbordamiento de las cloacas ha llegado hasta los hogares de los vecinos. Algunos tuvieron que desocupar sus casas, ya que no aguantan los malos olores y los mosquitos.

Es importante mencionar, que muchos de ellos no tienen como adquirir un tanque de agua por cisterna, que cuesta entre los 5 y 6 dólares la pipa.

El agua del río Turbio no es apta para el consumo humano, según la advertencia de los especialistas.


Los habitantes de Santo Domingo exhortaron a los entes gubernamentales a tener de sensibilidad humana y piedad para resolver cada uno de los servicios que no se garantizan en los sectores populares de la ciudad.

Verónica Tablante | Radio Fe y Alegría Noticias