En Tucupita lidian con caminar largos trechos y el “coronabús”

Los deltanos que viven en el sector Paloma y que deben caminar hasta el centro de Tucupita, además de rogar que no llueva o que el calor del día no se haga tan sofocante, también deben lidiar con el denominado “coronabús”, aun cuando se esté dentro del horario permitido para la circulación.

“Aparte de caminar bajo el sol o la lluvia, ahora tenemos que escapar del coronabús, porque ni el horario respetan, no les importa”, dijo una mujer de 43 años que viven en la carretera nacional de Tucupita y que en ocasiones debe salir en busca de comida.

El tiempo que se demora caminando es de una hora y 45 minutos, solo en el tramo de “venida”.

Cada día, cientos de personas caminan por la carretera nacional. El transporte está suspendido y no hay combustible. Solo que ahora deben lidiar con el “coronabús”, porque aun cuando el horario para la circulación es de 6:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde, funcionarios militares estarían desechando lo afirmado por la gobernadora del estado Delta Amacuro.

José Herrera vive en Paloma y aseguró que teme que el “coronabús” lo retenga porque tiene a su mamá enferma en casa, por lo que cada día debe salir a pie hasta el centro de Tucupita.

Viven solos, así que la deja por algunas horas mientras va por comida y medicinas que necesita para curarle una herida diariamente.

Él ha tenido que ocultarse cuando ve venir el “coronabús”, a pesar de salir en horario permitido. Pero teme no regresar a casa, su mamá lo necesita.

Ella lo espera, así llegue cansado, sudado, y siempre con la expectativa de escuchar su experiencia en la calle mientras ella sigue postrada en cama.