¿Encaja’os en la crisis económica? (+Audio)

Economista, analista y calificador de riesgo bancario, Leonardo Buniak | Foto: Archivo

El economista Leonardo Buniak coincidió con otros especialistas en el área en que hay una desaceleración del crecimiento de los precios e incluso una caída de los mismos en algunos rubros.

Sin embargo, consideró que esto no significa que estemos ante la posibilidad de que la hiperinflación llegue a su fin en Venezuela y mucho menos la superación de la crisis económica.

El analista y calificador de riesgo bancario explicó en entrevista con Radio Fe y Alegría Noticias que lo que está pasando en Venezuela en el tema inflacionario es que el gobierno tomó la decisión de restringir el crecimiento de la liquidez monetaria a través del encaje legal.

Destacó que hoy en día la liquidez monetaria del país es de ocho billones de bolívares soberanos, es decir, ocho millones de millones de bolívares soberanos en circulación, cuando en agosto de 2018 era a penas de sesenta mil millones de bolívares soberanos, lo que refleja un crecimiento desmesurado de la  liquidez monetaria a partir de la reconversión monetaria que lo que hizo fue dotar a los agentes económicos de un poder de compra para adquirir productos que no se habían producido, lo que algunos llaman emisión inorgánica de dinero, acción que al final es una fuente inagotable de inflación.

Es decir, que la decisión del Banco Central de Venezuela de financiar con emisión monetaria la gestión financiera deficitaria dentro del gobierno central y de Pdvsa, trajo como consecuencia una emisión de liquidez de origen fiscal que alimentó los precios de la economía a los niveles conocidos en 2018, con 4.000.000% de inflación y lo que ha ocurrido en el año 2019.

El docente universitario señaló, que el gobierno venezolano al decir que estamos en un proceso de hiperinflación con una enorme presión en el mercado cambiario y que lo que está ocurriendo es que la banca venezolana privada a través del otorgamiento de créditos bancarios crea dinero secundario y con eso alimenta la inflación, porque los usuarios estarían haciendo uso de dichos créditos para comprar dólares en el mercado paralelo presionando su comportamiento, responsabiliza a la banca privada de generar inflación y presiones en el mercado cambiario, por lo que decide extinguir el crédito bancario al aumentar el encaje legal.

El encaje legal es un instrumento de política monetaria universalmente conocido, según el cual las entidades bancarias del país deben poner en el banco central un porcentaje de los depósitos que se hacen en dicha entidad bancaria. Detalló que en Venezuela el encaje legal históricamente estuvo entre el  8% y el 12%, mientras  que en el resto de los países del mundo no supera el 5% ó 6%. En noviembre de 2018 el ejecutivo nacional venezolano decidió elevarlo al 100%.

Por lo que, si una entidad bancaria recibe un depósito de 100 bolívares, tiene la obligación de encajar en el Banco Central de Venezuela 100 bolívares, quedando imposibilitado de prestar ni un céntimo de ese depósito, provocando que en los últimos 4 meses hayamos visto una literal extinción del crédito bancario, lo que a su vez está produciendo una brutal caída del consumo privado de la economía, que según cifras del propio Banco Central de Venezuela, apuntó el economista, tuvo una caída de 25% valores constantes durante todo el año 2018 y estima que en 2019 la caída sea de 21%.

Enfatizó que esta cifra de 100% de encaje legal no tiene precedentes en el mundo entero.

Bajo este contexto, indicó que no solo se ha desacelerado el crecimiento de los precios y en algunos casos hasta se ha registrado una caída los mismos en algunos rubros, sino que también se ha producido una caída bárbara en el consumo por la destrucción del poder de compra de los ciudadanos.

Alertó que esta situación provocaría una nueva caída de la economía venezolana estimada en 25% para este año 2019, con lo que el país alcanzaría una caída acumulada en los últimos cinco años superior al 75%, llevando a Venezuela de ser una de las economía  más grandes del continente a niveles de la economía ecuatoriana y que a finales de 2019 podría ser comparada con la de economía de un país centroamericano como Guatemala.

Insistió en que ciertamente hay un proceso de desaceleración de la hiperinflación pero a expensas de una brutal caída, sin precedentes, de la actividad económica y la pulverización del poder de compra de los venezolanos y las venezolanas, y aseguró que esta no es la manera de ajustar una economía, pues el horizonte temporal de un plan de ajuste o un plan de estabilización macroeconómica  debe ser al final que aumente la prosperidad y no la contracción del consumo como lo estamos observando.

Los bancos no son negocios rentables, por ahora

Leonardo Buniak precisó que para 2017 la cartera de crédito de toda la banca venezolana era de aproximadamente 17 mil millones de dólares, hace 15 años era de 55 mil millones de dólares y para la semana pasada esa cifra se ubicaba en apenas 330 millones de dólares.

Es decir, que a la fecha la banca venezolana no tiene ninguna capacidad de financiar ningún proyecto de envergadura, no puede financiar la inversión bruta fija, la inversión bruta de capital, que no es otra cosa que la inversión en infraestructura, maquinaria, tecnología de información, etc. En otras palabras, no puede ser un elemento de apalancamiento de crecimiento de la economía venezolana.

Sin embargo, señaló que la banca venezolana afortunadamente sigue sólida, está solvente y bien capitalizada, tiene provisiones de carteras suficientes para financiar políticas de saneamiento de las mismas si se deteriora la cartera de crédito, pero la rentabilidad de la banca está condenada.

Y está condenada porque el principal ingreso de los bancos son los ingresos financieros por crédito y esta cartera está prácticamente extinguida, entonces la banca sufre una caída vertiginosa de la rentabilidad y eso como consecuencia cuestiona su viabilidad económica financiera hacia el futuro.