Entre apagones y desinformación vive la gente de Barquisimeto

87
Entre apagones y desinformación arrancó el nuevo Plan de Administración de Cargas en Iribarren.
Entre apagones y desinformación arrancó el nuevo Plan de Administración de Cargas en Iribarren.

La corporación eléctrica nacional (CORPOELEC) publicó un comunicado oficial a través de sus redes sociales acerca del plan de administración de carga (PAC) en los estados y localidades donde se realizará el racionamiento eléctrico.

Sin embargo, no se detallan los horarios, frecuencia de los cortes y duración de los mismos lo cual genera malestar en la población.

El temor a perder los electrodomésticos y ser víctimas de atracos debido a la inseguridad que impera en la oscuridad de las calles, son algunas de las afirmaciones de los ciudadanos del municipio Iribarren, estado Lara.

Aunado a estos riesgos, se suma la afectación de la rutina del descanso nocturno debido a las altas temperaturas de la ciudad de Barquisimeto.

María Jiménez, de la comunidad de Patarata, manifestó que los cortes eléctricos le han generado dificultades para realizar actividades laborales y descansar en horas de la noche. “Ahora que han aumentado los apagones no duermo de noche, y en el día se me sube la tensión”, señala.

Apagones que duran hasta 4 horas

En el mes de marzo, el Observatorio La Gente Propone registró la opinión de 100 habitantes del municipio Iribarren, quienes indicaron en un 74.5% que los apagones tienen una duración de 4 horas diarias.

Entre los sectores más afectados se encuentran El Garabatal, Villa Productiva, Padre Diego y Patarata; mientras, en Bobare, Yucatán y El Cují los cortes sobrepasan las 6 horas, situación que se genera hasta dos veces al día.

Mientras que el 45% de los consultados señalan que la frecuencia de los apagones se ejecuta de 2 a 4 días por semana. Mientras que el 41% asegura que tiene cortes eléctricos que se llevan a cabo todos los días.

En cuanto al impacto que producen las fallas eléctricas en otros servicios, los barquisimetanos exponen que se afecta directamente el acceso al agua potable por tubería, debido a que su distribución se ve limitada cuando las estaciones de bombeo sufren cortes eléctricos.

Tampoco pueden cumplir con el llenado de contenedores de agua en los hogares porque se dificulta al no poder encender las bombas de agua o hidroneumáticos.

Hoy en día, la deficiencia de gas doméstico obliga a los ciudadanos a cocinar con resistencias eléctricas o artefactos eléctricos, situación que también se ve afectada al no tener permanente fluido eléctrico o variaciones de voltaje, que limitan el funcionamiento de éstos artefactos.

Con información del Observatorio Ciudadano La Gente Propone en Barquisimeto