Escapan 575 presos tras ataque en una carcel de Nigeria

Foto: La vanguardia

Las autoridades penitenciarias de la localidad de Oyo, en el estado de Nigeria, informaron este sábado 23 de octubre de 2021, que al menos 575 reclusos se fugaron de una cárcel de mediana seguridad.

El hecho se produjo luego de un grupo de hombres armados, instalaran explosivos en el recinto a última hora del viernes 22 de octubre. 

Olanrewaju Anjorin, portavoz del centro correccional nacional afectado, dijo en un comunicado que un total de 837 reclusos se escaparon inicialmente, pero 262 fueron recapturados.

«Los invasores llegaron al centro fuertemente armados con armas sofisticadas y, tras un duro enfrentamiento con los agentes de guardia, consiguieron entrar en el patio, utilizando dinamita para volar el muro», explicó.

«Mientras que todos los detenidos en espera de juicio fueron forzados a salir de la custodia, las celdas que albergan a los convictos y a las reclusas no fueron objeto del ataque», agregó.

El ministro del Interior de Nigeria, Rauf Aregbesola, instó a los reclusos que huyeron a regresar al centro penitenciario, advirtiendo que huir de la custodia legal era un delito grave.

Ataques reiterados

Anjorin detalló a los medios que el enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los atacantes duró veinte minutos, y que el centro correccional afectado tiene capacidad para albergar a 160 reclusos.

Sin embargo, en el momento del ataque, contaba con 907, e instó a la población a ayudar al centro con información que pudiera conducir a la recaptura de los reclusos huidos.

Nigeria, el país más poblado de África, ha sufrido últimamente numerosos ataques a centros penitenciarios, que las autoridades achacan a los separatistas del sureste y a los yihadistas que actúan en el noreste del país.

El pasado 13 de septiembre, hombres fuertemente armados asaltaron una prisión en el estado de Kogi, mientras que en abril 1.844 presos escaparon de una cárcel federal del estado de Imo.

Los incesantes ataques a las prisiones nigerianas han suscitado preocupación por la capacidad de las autoridades penitenciarias para asegurar los penales de todo el país.

Fuente: DW