Estarían sedando a niños venezolanos para pedir limosnas en Colombia

Niños venezolanos estarían siendo sedados para ser usados como anzuelo a la hora de pedir limosnas en la calles de Bucaramanga, Colombia, han revelado autoridades colombianas, según reseña la Red de Derechos Humanos de Niñas, Niños y Adolescentes de Venezuela en su portal web.

Los niños permanecen en brazos de mujeres que forman parte de una organización dedicada a la trata de personas, bajo efectos de sedantes que serían aplicados para mantener a los niños dormidos mientras ejecutan el pedido de limosnas con “hijo postizo”, revela la RHNNA.

La policía colombiana revela que las organizaciones criminales dedicadas a esta práctica prefieren a niños con edad comprendida entre 0 y 24 meses porque, superada esa edad, dejan de ser “llamativos” para la sociedad que aporta limosnas en los calles o cerca de los semáforos.

Por su parte, funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar han contado que los niños permanecen bajo el sol, sin agua y sin comida.

Este fenómeno de presencia de niños en brazos criminales cuenta con un elemento crucial que pone a los padres como cómplices de la ilegalidad, como reseña el portal de la RHNNA.

Según la ONG, los padres alquilan a los niños por 20.000 pesos diarios. Este dato parte del testimonio de una madre venezolana.

Ante esto, la Policía Nacional de Colombia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar han realizado operativos de rescate de infantes con condición de desnutrición y trata en las calles de Bucaramanga, e instan a los ciudadanos a no contribuir con esta práctica ilegal; es decir, a no entregar limosnas.