Eudis Girot: “reactivan planta de craqueo catalítico de refinería Cardón”

Archivo

El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Eudis Girot, informó a través de su cuenta personal en twitter que había arrancado la unidad de craqueo catalítico fluidizado de la refinería Cardón, en el Complejo Refinador Paraguaná, estado Falcón.

Esta planta es clave para la producción de gasolina. Pese a su reactivación el dirigente sindical advierte que las primeras operaciones se realizan bajo una gran incertidumbre producto de la inestabilidad técnica que presenta ya que se encontraba paralizada desde el 27 de agosto por falta de nitrógeno y una falla en el reformador.

En este sentido, destacaba “el heroísmo, la valentía y el compromiso de los trabajadores de producir gasolina a pesar de salarios de hambre”.

Según las estimaciones de Girot la unidad de craqueo ayudaría a una producción diaria de unos 794 mil litros de combustible, es decir, unos 5.000 barriles diarios.

Cantidad que todavía sería insuficiente toda vez que solo la ciudad de Caracas requiere de unos 30 mil barriles diarios, es decir, casi 10 millones de litros de combustible.

Girot informó el sábado 19 que la refinería El Palito, ubicada en el estado Carabobo, inició sus operaciones, pero también con fallas.

En un mensaje publicado en Twitter detalló que en la planta se comenzaron a producir 30.000 barriles diarios de gasolina de 83 octanos, muy por debajo de los dos que actualmente se utilizan en Venezuela: 91 y 95.

“Están nerviosos porque la planta tiene mucha vibración”, expresó Girot al tiempo que pidió no forzar la planta para obtener una mayor producción.

Venezuela espera también la llegada de dos buques procedentes de Irán con más de 1 millón de barriles de combustible. Sin embargo, información extraoficial señala que las embarcaciones tuvieron que apagar sus radares y cambiar de ruta por temor a una intercepción de naves dle gobierno estadounidense.

La crisis de combustible se ha agravado en las últimas semanas en todo el territorio nacional. Ni siquiera los llamados sectores priorizados tienen garantizado el suministro de gasolina o diésel para desempeñar sus actividades laborales y económicas.