Exigen apertura total de la frontera con Colombia

Desde el año 2015 la frontera con Colombia por el Alto Apure perdió la dinámica de movilidad a la que estaban acostumbrados los ciudadanos, como lo era pasar de un lado a otro por el puente internacional José Antonio Páez sin contratiempos.

Tras el cierre propiciado por el presidente Nicolás Maduro ese año la frontera no ha vuelto a ser la misma. El puente que une a los dos países por momentos se ha convertido en una barrera, aunque luego en la apertura de los pasos peatonales los residentes de la frontera han sentido un respiro a los problemas de movilidad.

Sin embargo, la autorización del paso peatonal no es suficiente para darle vida a la frontera. Tal es el caso de la señora Xiomara Toledo, quien por su condición de discapacidad, se le dificulta caminar desde la entrada del comando Fluvial de El Amparo hasta el centro de Arauca porque ni si quiera permiten la llegada de unidades de transporte hasta el puente internacional.

“Aquí no está perjudicado el gobierno sino el pueblo que todos los días andamos de arriba a abajo buscando lo que necesitamos en Colombia. Eso lo que hace es encarecer las cosas, porque cuando no podemos ir para allá, nos toca comprar revendido”, resaltó Toledo.

Señaló que teniendo habilitado el paso vehicular se reducen todos los gastos de autobuses y taxis para movilizarse hacia Arauca porque cada quien puede ir regresar al vecino país cuando guste, hace sus compras y retorna como era antes.