Familiares denuncian que fueron «robados y golpeados» los detenidos en Río Tocuyo

157

Autoridades de seguridad de la Gobernación del estado Lara confirmaron la detención de varias personas tras los hechos violentos que se registraron en el poblado de Río Tocuyo de la parroquia Camacaro, en el municipio Torres.

Las primeras dos detenciones ocurrieron el miércoles 8 de julio, justo cuando en la noche anterior, más de un centenar de personas salieran a protestar ante el comando de la Guardia Nacional Bolivariana en rechazo a los atropellos que los efectivos militares estarían cometiendo contra ellos.

Allí, los manifestantes ingresaron al comando, destrozaron las instalaciones y quemaron un camión junto a algunos enseres.

De acuerdo con la minuta que elaboraron los efectivos tras la captura, uno de los detenidos es un adolescente.

Por su parte, el Secretario de Seguridad Ciudadana, Martín Maldonado, solo refirió que los hechos fueron una “alteración del orden público”.

Sin embargo, sus familiares desconocían su paradero hasta que un par de días después, la madre de uno de los detenidos fue hasta el Hospital Central Antonio María Pineda, en Barquisimeto, y dio con su hijo a quien le costó reconocer debido a los golpes que había recibido en el rostro.

Tres detenidos más

Luego de allanamientos realizados en la madrugada del día viernes 10 de julio, efectivos de cuerpos de seguridad del Estado detuvieron a 3 jóvenes más.

Radio Fe y Alegría Noticias pudo confirmar que los mismos fueron llevados en el cajón de una camioneta del Comando nacional Antiextorsión y Secuestos (Conas) descalzos, esposados y sin tapabocas hasta el ambulatorio de Cabudare, en el municipio Palavecino, a unos 120 kilómetros de distancia, para ser evaluados por un médico.

Pero al llegar al sitio, les prohibieron el acceso por no cargar tapabocas, a pesar de que este ambulatorio no es un centro centinela para la atención de casos sospechosos de COVID-19. Los médicos están muy a la expectativa con las personas que llegan por atención y no permiten el ingreso a nadie que no cumpla con esta medida de prevención.

Ante esto, un funcionario del Conas buscó dentro del vehículo un tapabocas que se fueron turnando los tres jóvenes detenidos para ingresar a la evaluación.

Dos de ellos andaban en bermudas y el tercero en pantalón largo, sin signos visibles de golpes ni heridas.

Los tres fueron revisados en el área de espera del ambulatorio y finalmente la doctora a cargo les entregó a los funcionarios una hoja escrita a mano con lo que se presume, sería su evaluación respecto a la salud de los detenidos.

Uno de ellos, el único que portaba pantalón largo, no dejaba de repetir que él “había llegado el día anterior a Río Tocuyo” y “no sabía ni siquiera qué había pasado”, preguntando cuándo habían ocurrido los hechos pues, aseguraba, “estuve en Maracaibo hasta ayer (jueves) que llegué con un salvoconducto”.

Igualmente, Radio Fe y Alegría Noticias supo de parte de los familiares de los jóvenes que también fueron brutalmente golpeados al llegar a la sede del Conas, ubicada al este de Barquisimeto. Según el relato de las familias, los detenidos fueron «robados y golpeados».

A este joven, que aseguraba haber llegado reciente de Maracaibo, sus familiares aseguraron que los funcionarios le obligaron a dar las claves de sus cuentas bancarias y por medio de transferencias, se las vaciaron, así como también le quitaron dólares en efectivo que, aseguraron, eran para pagar una carga de cebollas que irían a vender a la capital zuliana.

Acusados por tribunal militar

La organización no gubernamental, Una Ventana a la Libertad informó que los tres detenidos en Río Tocuyo, Edgardo Parra, Roberto Suarez y José García fueron presentados ante un tribunal militar en el estado Lara y se les imputaron los delitos de: ataque al centinela, daños a bienes públicos del Estado y daños a sede militar.

Los tres hombres quedaron privados de libertad.