Fedecámaras Bolívar pide seguridad para los comercios

Fedecámaras Bolívar condenó el clima de violencia y anarquía que se vive en el estado, después de los saqueos que tuvieron lugar este jueves en el municipio Piar.

Durante los saqueos, la población se quejó por la subida del precio del dólar paralelo y la consecuente alza en los precios de los productos, por lo que responsabilizaron a los comerciantes.

“Nuestro llamado es al gobierno, para que no siga promoviendo la desesperación en los venezolanos. Culpan al sector privado cuando son ellos los responsables de generar políticas económicas. Es una receta desarrollada en diferentes oportunidades, que busca desligar al gobierno de la crisis”, declaró el presidente de Fedecámaras Bolívar, José Alfredo Olivo.

Fecámaras ve con preocupación que mientras en otros países los gobiernos apoyan al sector productivo con financiamiento y la suspensión de obligaciones tributarias y legales, en Venezuela se imponen sin reconocer la situación irregular y las consecuencias negativas que tendrá a corto, mediano y largo plazo en el sector.

Afirmó que a pesar de la falta de respuesta del Estado, se las han ingeniado para mantenerse trabajando entre la escasez de gasolina, la limitada información con respecto al otorgamiento de salvoconductos para surtir combustible a los sectores primarios, las medidas unilaterales como la suspensión de los cánones de arrendamiento, y el incumplimiento del subsidio prometido por el presidente de la república, Nicolás Maduro, para el pago de nóminas.

“Necesitamos apoyo, tanto con políticas económicas inclusivas, como con seguridad para los que, a pesar de las adversidades, mantenemos la Santamaría arriba”, destacó el presidente del gremio.

Para la federación, los saqueos son una situación que se venía gestando desde el inicio de la cuarentena y que se estaba anunciando desde el miércoles 22 de abril, cuando se presentaron los primeros conatos de en el país.

Por esta razón, consideró vital que se refuercen los operativos de seguridad y solicitan a las fuerzas del Estado a mantenerse alerta, tanto en los comercios como con aquellos que acatan la cuarentena, para garantizar la paz y seguridad que “tanto necesitamos en estos momentos”.