Felicidad como respuesta

Oscar Arnal

La profesora Sonja Lyubomirsky es summa cum laude de Harvard y se doctoró en Psicología en Stanford. Es autora de “La ciencia de la felicidad” y “Los mitos de la felicidad”, dos libros que ilustran sobre el tema. Traigo el tema a colación buscando un antídoto ante la crisis terminal que agobia a los venezolanos.

La premisa principal de “La ciencia de la felicidad” es que merece la pena esforzarse porque al menos un 40 por ciento de nuestra felicidad depende de nuestra voluntad.

Es importante que no nos sintamos solos, que no nos sintamos aislados.

Otras cosas muy importantes para ser felices son la gratitud y la amabilidad. La gratitud es, básicamente, pensar en la gente que forma parte de tu vida que aprecias, que agradeces tener, te hace sentir cerca de ellos, que no estás solo y esto te hace más feliz. Y sobre la amabilidad, las investigaciones han demostrado que la gente que ayuda a los demás, que les apoya y es amable también es más feliz, porque se sienten mejores personas y se sienten más conectados a los demás. Nos hace más felices ayudar a los demás.

Hay muchas maneras de lidiar con esto, algunos usan la religión, por ejemplo, y la espiritualidad, otros se vuelcan en su trabajo y persiguen objetivos que significan mucho para ellos. El ejercicio físico es muy importante, nos han dicho que intentemos hacer todo el ejercicio posible. También es disfrutar de algo que apasione, como escuchar música, leer, ver películas divertidas, compartir con los amigos o hijos. También las relaciones, todo importa, las relaciones son clave para la felicidad y para lidiar con esto.

Todos hemos pasado por un momento en que estamos muy mal, y hablamos por teléfono con alguien que queremos y de repente nos sentimos mejor. 

La felicidad tiene dos componentes. Cuando alguien es feliz siente que tiene una buena vida, está satisfecho con ella y siente que está alcanzando sus objetivos, pero la felicidad no solo es buena para nosotros, no es solo algo que nos hace sentir bien, sino que es algo bueno para el mundo, porque cuando somos felices somos más generosos, más productivos, más creativos, incluso estamos más sanos, tenemos más energía, más posibilidades de perseguir un objetivo y tener éxito en ello, tenemos mejores relaciones, y tenemos más posibilidades de hacer amigos. La felicidad conlleva esfuerzo, como todo lo que importa en la vida. Ser optimistas, estar activos y positivos vale la pena.

@OscarArnal