Fundaredes denuncia “agresiva, irracional y desordenada explotación” del Arco Minero

255

La ONG Fundaredes denunció mediante un informe de reciente difusión que el Arco Minero del Orinoco está siendo “agresiva, irracional y desordenadamente” explotado. Y esta práctica indiscriminada de explotación de esa riqueza minera está generando daños irreversibles y de consideración.

Uno de los aspectos más preocupantes es la destrucción de 1.200 hectáreas de selva virgen que pone en riesgo la desaparición de varias especies. Esta pérdida irreversible de selva virgen es únicamente en el estado Bolívar, lo que implica que en toda la extensión del Arco Minero la destrucción es de mayor dimensión.

De acuerdo con Fundaredes, el Arco Minero del Orinoco comprende 111.843,70 kilómetros cuadrados. Esta extensión representa el 12,2 % del territorio nacional.

Fundaredes cataloga tal destrucción como una “catástrofe ambiental” que está provocando, según revelan en el informe, los bosques vírgenes en el sur del país.

A juicio de de la organización, el Arco Minero del Orinoco “viene siendo sometido a procesos de extracción de diversos minerales explotados a gran escala y sin control”.

Además, sería parte de una política de Estado para tratar de superar el déficit de ingresos por la “crisis petrolera, el desmantelamiento de las industrias básicas y las erradas políticas económicas”.

Las operaciones irracionales de extracción sería a lo largo y ancho del Arco Minero del Orinoco que abarca Delta Amacuro, Bolívar y Amazonas en el oriente y sur de Venezuela que fue parte del objetivo de abordaje del informe.

En los tres estados se estarían explotando oro, coltán, diamante, hierro, bauxita y otros minerales.

Sólo dentro de la justificación de los tres estados, estarían siendo destruidas 36 áreas protegidas.

Otros delitos

Fundaredes también denunció que en el Arco Minero del Orinoco se llevan a cabo varios delitos. Mencionó la deforestación ilegal, extracción ilegal, tala indiscriminada de grandes extensiones de bosques, y otros delitos como el narcotráfico.

Asimismo, subrayó que los parques nacionales y los grupos indígenas que hacen vida en la zona están en riesgo.