Gobierno de Ecuador decretó estado de emergencia carcelaria

Los informes oficiales dan cuenta de 116 privados de libertad muertos en los hechos relacionados con un motín carcelario en Guayaquil, Ecuador. Ante esta grave crisis, el gobierno decretó estado de emergencia carcelaria en todas los recintos del país.

La sociedad civil ecuatoriana cuestionó a los voceros policiales y militares que aseguraron que tenían el control de la cárcel luego del último motín, donde se reportó casi 35 muertos. Varios de ellos decapitados. Pero tal control no era cierto.

Con el paso de las horas quedó demostrado que el dominio de la situación por parte del Estado ecuatoriano no existía, y las muertes continuaron dentro del penal.

El número de víctimas mortales por el motín carcelario continuó y alcanzó la escalofriante cifra de 116 víctimas, según el reporte al cierre del jueves. No obstante, este número puede seguir en aumento en las próximas horas.

Se espera que durante el fin de semana, las autoridades tomen control cierto y definitivo del Centro de Privación de Libertad Número 1 de la ciudad de Guayaquil, para evitar mayor número de asesinados.

No hay cifras definitivas y transparentes sobre el número de heridos dentro del penal, pero familiares de los reclusos aseguran que más de 90 presos están heridos.

Ante la gravedad de este asunto, el propio presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, se trasladó hasta Guayaquil, y convocó un Gabinete de crisis.

El mandatario ecuatoriano rechazó que grupos armados dentro del penal pugnen por el poder y ejecutan asesinatos.

“Es lamentable que pretendan convertir las cárceles en un territorio en disputa del poder por parte de bandas», dijo el Jefe de Estado ecuatoriano.

De acuerdo con el anuncio presidencial, el estado de emergencia tendrá una duración de 60 días contados a partir del 30 de septiembre de 2021.

Con esta maniobra, el gobierno intenta controlar la cárcel de forma total, y garantizar los derechos humanos de los privados de libertad.

Bandas criminales muy poderosas y el motín en Ecuador

Fausto Cobo, director del sistema penitenciario destituido tras el motín carcelario, hizo notar que las bandas criminales que operan dentro del penal «tienen un poder igual o superior al propio Estado”.

Este hecho es especialmente grave por cuanto que queda demostrado que el poder de fuego del penal superó al de las fuerzas élite del gobierno.

Cobo también aseguró que la existencia de este tipo de grupos armados dentro del penal es “una amenaza contra el Estado”, y que el motín en Guayaquil es solo la punta del «iceberg».

Cobo presentó en agosto un plan de acción a largo plazo para resolver la emergencia carcelaria, pero estaba en revisión. Tras lo ocurrido, Lasso anunció que va a acelerarse ahora luego de que los episodios de amotinamiento superan los 300 muertos en 2021.

En febrero, un enfrentamiento coordinado y simultáneo en cuatro prisiones dejó 79 muertos cuando aún gobernaba Lenín Moreno.