Gobierno de Kazajistán renuncia tras protestas por precio del gas

71
La policía kazajo controla una protesta contra el aumento del costo del gas licuado en Amaty - Foto: Reuters

El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, aceptó este miércoles la dimisión del Gobierno kazajo presentada tras las intensas protestas desatadas por la subida de los precios del gas licuado de petróleo.

Tokáyev ha asignado al vice primer ministro, Aliján Smailov, las funciones de primer ministro del país, aceptando así la renuncia de Askar Mamin, si bien el resto del Gabinete seguirá ejerciendo sus funciones hasta la formación de un nuevo equipo de Gobierno.

En los últimos días, Kazajistán ha sido escenario de una serie de protestas por el aumento del gas licuado que, desde el 1 de enero ha pasado de estar sujeto a la oferta y la demanda, asegura el portal de noticias rt.

Estado de emergencia

Antes de aceptar la dimisión del Gobierno, Tokáyev ha firmado un decreto para instaurar el estado de emergencia hasta el día 19 de enero en la ciudad de Almaty, antigua capital kazaja y la región occidental de Mangystau, donde se originaron las protestas este pasado domingo. Posteriormente, el estado de emergencia se ha extendido también a la región de Almaty.

“Queridos compatriotas, nuevamente les hago un llamamiento para que sean prudentes y no sucumban a las provocaciones internas y externas”, manisfetó Tokáyev en un discurso televisado.

La espiral de protestas que sacude de nuevo Kazajistán ha llevado a su presidente, Kasim-Yomart Tokáyev, a destituir este miércoles al primer ministro y su Gabinete y a asumir el mando del Consejo de Seguridad que hasta ahora encabezaba Nursultán Nazarbáyev, el hombre que ha controlado el poder desde la independencia en 1991.

El mandatario se ha dirigido por segunda vez en 24 horas a sus ciudadanos para advertirles de que no abandonará Nursultán, la capital del país, “pase lo que pase”.

Cientos de heridos

Las autoridades han decidido ocultar el estallido social al mismo tiempo que despliegan más policías y militares.

Pese a que el Gobierno ha cortado los servicios de internet y telefonía móvil, aún aparecen nuevas imágenes en las redes sociales con la llegada de camiones militares a distintas ciudades y enfrentamientos con la población.

Además, se ha suspendido la emisión de varias televisiones, como Jabar 24 y Kanal 31. Uno de los últimos vídeos que se ha viralizado mostraba el incendio de la antigua residencia de Nazarbáyev en Almaty.

La crisis comenzó el pasado domingo a raíz de unas manifestaciones en el oeste del país por el encarecimiento del gas licuado de petróleo para automóviles.

Pese a la dimisión del Gobierno, formalmente aceptada este miércoles por Tokáyev, los disturbios continúan, reseña el diario El país.

El departamento médico de la ciudad informó de 190 heridos, 137 de ellos policías.

Furgones de policía sacudidos por decenas de personas agolpadas a su alrededor y otros vehículos en llamas, peleas a puño limpio entre ciudadanos y agentes, y la retirada de las fuerzas de seguridad ante el empuje de los manifestantes.

Fuente: el país, rt, euronews