Héroes sin protección

94
El Estado venezolano es el que debe proteger al personal de salud porque si enferma deberá ir a una cuarentena obligatoria y ya no habrá profesionales capacitados que presten servicio en los hospitales. Foto: AFP.

“Héroes sin capa”, así es exaltado al personal médico en varios países porque son los primeros al frente de la lucha global por la pandemia del Coronavirus, les aplauden desde los balcones a las 8:00 pm, les dedican caricaturas para glorificar su imagen. En Venezuela se les expone a esta enfermedad sin barreras de protección ganando un sueldo que no llega a los 10 dólares.

En el Día Internacional de la Enfermera, Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital, aseguró a Radio Fe y Alegría Noticias que en los hospitales del país no se les dota de suficiente protección para realizar su trabajo, al tiempo que denuncia la falta del servicio de agua que les pone en riesgo de contraer Coronavirus.

“La situación en nuestros hospitales es tan grave que no tenemos barreras de protección específicas como lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). No tenemos servicio de agua, las fallas son recurrentes en el servicio eléctrico en Caracas y en el resto del país esto empeora. Nos podría poner en situación de riesgo”, lamenta Contreras.

Expresa que es el Estado venezolano es el que debe proteger al personal de salud porque si enferma deberá ir a una cuarentena obligatoria y ya no habrá profesionales capacitados que presten servicio en los hospitales.

Dice que los trabajadores de la salud ya venían “diezmados” como consecuencia de la Emergencia Humanitaria Compleja de instalación lenta que atraviesa el país desde 2015 con “bajos salarios”. “Si los pocos que quedamos nos enfermamos, no va a haber quien atienda desde el punto de vista profesional, de gente preparada”, asevera la presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital.

En Venezuela han designado 46 hospitales centinelas donde son remitidas las personas que pudieran presentar alguna complicación producida por el contagio del Coronavirus.

En la ciudad de Caracas fueron tres los centros de salud elegidos para albergar a los enfermos por este virus: el Hospital General Dr. José Ignacio Baldó, conocido como “El Algodonal”; el Hospital Dr. Jesús Yerena y el Hospital Periférico de Coche.

Este último tiene tres años cerrado, “en realidad tenemos como hospitales centinelas en Caracas solo a dos (…) en El Algodonal en este momento no tienen barreras de protección como tapabocas, pretenden que el personal use un tapabocas artesanal que no les da ningún tipo de protección”, afirma Contreras.

Indica que en el caso del Hospital Jesús Yerena hay un “grave” problema con el material de equipos de protección que pone en riesgo a todas las personas de contagiarse. “No solamente al personal que labora allí, sino el que transita en el hospital. Esto también ocurre en otros centros hospitalarios del país”.

Salario simbólico

Sobre el ajuste de salario mínimo a 400 mil bolívares y el bono alimentario, también a esa cantidad, dice que hace mucho tiempo que el sueldo de un trabajador venezolano perdió su objetivo, pues con él “no se puede adquirir casi nada”.

Una enfermera P1 ostenta un sueldo base de 912 mil bolívares y con algunas compensaciones se puede llegar a un millón 500 mil bolívares, unos 8 dólares al cambio oficial, con la prima de tiempo, antigüedad y profesionalización.

En el mes de abril Venezuela alcanzó una inflación del 80%, la mas alta del año, y para acceder a la Canasta Básica Alimentaria, que permita dar de comer a una familia promedio del Zulia, se necesitan 304 dólares, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Maracaibo.

Poco importa los balcones y los vítores, los murales con sus caras, por ahora no los hay, sin embargo, con todo en contra, los enfermeros y enfermeras de Venezuela portan con orgullo su uniforme y no se alejan de los hospitales, recordando por qué decidieron dedicar su vida al cuido del ser humano, porque no hay otra cosa que les genere más satisfacción que curar y acompañar.