Intentan raptar otro bebé del Hospital de Mérida

Autoridades del Hospital Universitario de Los Andes han solicitado seguridad desde el año 2016. Foto: Rossana Mosquera

La madrugada de este miércoles autoridades del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (Iahula) lograron impedir el rapto de otro neonato, tras la alerta de la madre de un niño que estaba hospitalizado en el nosocomio.

Ignacio Sandia, director del Hospital Universitario de Los Andes resalto que pese a los controles que vienen realizando dentro del centro de salud, es importante que el personal cumpla sus funciones, “Todavía no logramos que todo un personal entienda cuáles son sus labores y obligaciones”, señaló.

El director aseguró que ante este hecho Alonzo Villegas, jefe de la comisión interventora del área de servicios generales y el responsable de la consultoría jurídica del hospital, tomarán las medidas pertinentes.

“Ya un camillero que estuvo implicado en la situación por descuido ya se le está abriendo un expediente para llegar a las últimas consecuencias con esta situación”, apuntó Sandia.

Sustraen a Jael Rivas Sánchez

El bebé Jael Rivas Sánchez no corrió con la misma suerte del robo frustrado, fue el 3 de julio del presente año cuando una mujer vestida de enfermera sustrajo al neonato de apenas 48 horas de nacido del Hospital Universitario de Los Andes y hasta la fecha no ha aparecido.

Piden Seguridad Para el Nosocomio

Ante los constantes robos de equipos médicos, sustracción de neonatos y otras situaciones irregulares, en el mes de agosto del presente año las autoridades del centro de salud pidieron nuevamente seguridad policial para resguardar a los pacientes, familiares y personal que hacen vida en el centro asistencial.  

Akbar Fuenmayor, coordinador de la unidad de control y gestión del Iahula aseguró que el Hospital Universitario de Los Andes posee 12 mil metros cuadrados que requiere de circuitos cerrados de televisión y vigilancia, cámaras, debido a que la inseguridad reina en el lugar.

Recordó que esta solicitud la han realizado desde el año 2016, actualmente sólo cuentan con un grupo de porteros que según Fuenmayor no tienen ni las atribuciones y capacidades para controlar todo un centro asistencial, por lo que exigen con prontitud la presencia de los cuerpos policiales para evitar este tipo de hechos.

Rossana Mosquera – Radio Fe y Alegría Noticias