La dolarización mareó a la hiperinflación

La dolarización de la economía venezolana ha generado una burbuja que impacta la percepción de la ciudadanía, «pero seguimos en crisis», aseguró el economista Aaron Olmos.

La mayoría de las transacciones en el país se hacen en divisas y según el economista, esto impacta la inflación que solo se mide en bolívares, precisó en entrevista a Radio Fe y Alegría Noticias el especialista.

Banco Central y el tipo de cambio

Durante la segunda mitad del 2021, el Banco Central de Venezuela ha generado una dinámica cambiaria insostenible, a juicio del economista, el valor de dólar entre 4 y 5 bolívares se sostiene con la utilización de reservas internacionales y estas no son infinitas.

Olmos sugirió a la ciudadanía ahorrar en divisas para mantener el valor de sus ahorros en el futuro.

¿Se acabó la hiperinflación?

El presupuesto del 2022 está diseñado para combatir la hiperinflación. El país sumará tres meses consecutivos con inflación de un dígito, aseguró la Vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, a principios de diciembre 2021.

El economista Olmos considera que la última reconversión monetaria impactó en la inflación, sin embargo, no es suficiente para acabar con el problema de fondo. «Las cifras del Banco Central llegan con retraso», dijo Olmos.

También reiteró que la relación de transacciones en divisas y bolívares es de 80 a 20 aproximadamente en favor de las monedas extranjeras. El Índice de Precios al Consumidor solo mide las operaciones en moneda nacional.

En términos globales, al economista estima que es muy pronto para afirmar que la economía se arregló, -como dicen algunos sectores-. Apuntó que es necesario tomar otras medidas para hacer sostenible la mejoría que reportan organizaciones como Fedecámaras.

La dolarización «mareó» a la hiperinflación, pero, aunque la mayoría de los ciudadanos esperan poner fin a esta etapa oscura de la economía venezolana, todavía no se puede cantar victoria. Hay que esperar.