“La fiebre del hierro” desnuda las alcantarillas de Tucupita

El mercado emergente de compra de hierro en Tucupita, promovido desde el estado Bolívar, ha provocado una desmedida búsqueda por parte de varias personas. Cada kilo puede costar entre 35 y 50 mil bolívares en efectivo.

Este fenómeno ha desatado una serie de acontecimientos anormales, como el ingreso de personas hasta las casas en busca de hierro, o el hurto de la mayoría de las tapas de alcantarillas.

En el sector Hacienda del Medio de Tucupita una semana ha bastado para que las alcantarillas queden sin tapas, todas de hierro. En un recorrido por esta comunidad, se pudo constatar que estas ya no están. De acuerdo con los vecinos abordados, “se las han ido llevando poco a poco”.

De acuerdo con algunos «buscadores de hierro», en Tucupita operan tres compradores del metal, dos de los cuales están ubicados en la carretera nacional, y el costo por cada tonelada de hierro oscila entre 50 y 70 dólares.

«No importa sin está oxidado y si está roto o sucio. Lo importante es que sea hierro», relató uno los buscadores de hierro en la capital de Delta Amacuro.

Foto; Óscar Cedeño

Las zonas céntricas de la capital deltana también han empezado a mostrar a varias personas que se inician en este nuevo mercado de búsqueda y venta de hierro que se convierte en una alternativa de lograr un ingreso económico para aligerar la insostenible carga de la hiperinflación.

Lo que puede ser un solución parcial a corto plazo del ingreso económico familiar apunta a convertirse en un problema de alcance social significativo que puede incidir negativamente en la estructura de los servicios públicos como las alcantarillas.

Es posible que otras estructuras metálicas también se conviertan muy pronto en parte de las extracciones ilegales de metal que pudieran dispararse en el estado Delta Amacuro.