La Troncal 19 se sigue deteriorando

Troncal 19 Bolivar
Cristobal Jordan

En varias oportunidades, conductores han denunciado el mal estado en el que se encuentra la Troncal 19 del estado Bolívar.

Usuarios que pasan por esta vía nacional, que une a los estados Amazonas y Bolívar, denuncian desde hace años el deteriorado estado en el que se encuentra esta carretera.

Un viaje que debería durar 8 horas, haciendo pausas para comer y descansar, puede tardar ahora hasta 24 horas.

Donde un momento existió asfalto, solo se ven grandes terraplenes de tierra y huecos que afectan incluso a los carros más altos.

Durante la gestión en la gobernación de Francisco Rangel Gómez, se anunció cerca de cinco veces la llegada de recursos para la reparación de esta vía, pero nunca se hizo el trabajo en su totalidad.

También el gobernador de Amazonas para aquel tiempo, Liborio Guarilla, trató de hacer convenios con su homólogo de Bolívar para mejorar la vía pero no se llegaron a acuerdos.

El deterioro de la vía hace que los carros lleguen a tal velocidad, que fácilmente se pueden escoltar a pie, lo que incidido en atracos a los autobuses que cubren esta ruta, pues les abren las maleteras y empiezan a cargar con los equipajes.

Lo cierto es que cada vez se hace más difícil que el transporte público, camiones, cisternas de combustible y carros particulares puedan transitar por la Troncal 19.

La otra parte

Una persona que quiera viajar desde Ciudad Bolívar a Puerto Ayacucho y viceversa, puede pasar varios días para adquirir un boleto. Esto es debido a que los buses son contratados por comerciantes informales que viajan hasta el puerto de chalanas “Burro”, ubicado en el municipio Cedeño frente a Puerto Carreño, de Colombia, a donde cruzan para comprar mercancía y venderla en Venezuela.

Mercancía que además entra sin ningún tipo de permiso sanitario, pues es un trámite complicado de lograr en su país de origen.

Los mismos buses que viajan con pasajeros, boletos en mano, desde Puerto Ayacucho a Bolívar, apartan puestos para traer a los comerciantes cargados de sacos de chupetas y cajas de galletas.

Los buses viajan con sobrecarga y los usuarios no saben ante quién hacer la denuncia, pues tanto choferes, ayudantes y comerciantes se benefician con mercancía y pesos colombianos.

Algunos, que prefirieron mantenerse bajo anonimato, aseguran que hasta efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana o el Ejército son sobornados con chupetas y dinero para que no hagan una exhaustiva revisión a la mercancía.

Pasan los años y la Troncal 19 se sigue deteriorando aun más.