«La tuberculosis se convirtió en la verdadera pandemia de las cárceles venezolanas»

Foto: referencial.

Para Carlos Nieto Palma, coordinador general de la organización Una Ventana a la Libertad (UVL), «la tuberculosis se convirtió en la verdadera pandemia de las cárceles y centros de detención preventiva del país».

Según los registros de UVL, los casos de COVID-19 en estos centros de reclusión no son tantos como los que se manejan de muertes por tuberculosis.

De acuerdo con el más reciente informe de UVL entre octubre de 2020 y abril 2021 fallecieron al menos 32 privados de libertad en el sistema penitenciario venezolano a causa de enfermedades graves VIH, tuberculosis, neumonía y desnutrición.

Igualmente alertó que estos centros tienen una capacidad de albergar a 3 mil 702 privados de libertad; sin embargo, para el mes de abril de 2021 mantienen una población de 11 mil 527 detenidos, de los cuales 10 mil 393 son hombres y 1.134 mujeres. Estas cifras revelan un hacinamiento de 311%.

Afirmó que el 63% de estos centros no poseen baños para que los privados de libertad puedan realizar sus necesidades fisiológicas y asearse. Sólo 18 (16%) de los centros cuentan con agua potable, para el consumo personal y aseo de los privados de libertad.