La Unidad Tributaria se «desnaturalizó» y empezó a involucrar «intereses políticos»

267
Foto: referencial.

El abogado especialista en derecho financiero, Daniel Betancourt, aseguró que la unidad Tributaria (UT) en Venezuela se «desnaturalizó» porque la decisión y la cuantía del aumento dejó de ser solo un aspecto para determinar, sancionar los ilícitos tributarios y empezó a involucrar «intereses políticos».

A través de un hilo de Twitter, Betancourt expresó que el Estado venezolano consideró los efectos económicos del aumento del ticket alimentación por efecto de la UT, «o del cambio de las modalidades de contrataciones, entre muchos otros efectos. El interés por reajustar la Unidad Tributaria dejó de ser simplemente fiscal».

La opinión del abogado surge luego de que este 28 de abril se difundiera la Gaceta Oficial N° 42.359 de fecha 20 de abril de 2022, en la que fue publicada una providencia mediante la cual se reajusta el valor de la UT de 0,02 bolívares a 0,40 bolívares.

En ese sentido Betancourt recordó que la UT es una magnitud aritmética creada en 1994 por vía del Código Orgánico Tributario, para expresar cantidades relativas a la determinación de tributos y a las sanciones por ilícitos tributarios.

Indicó que el objeto de la UT era que en las leyes tributarias se mantuvieran constantes las cantidades de esa magnitud, sin necesidad de tener que cambiar, año a año, las expresiones numéricas en los instrumentos jurídicos, desvalorizadas por causa de la inflación.

«Por ejemplo, si una sanción se establecía en la ley en Bs. 2000, ese valor, por efectos de la inflación, dejaría de tener el mismo significado económico al pasar el tiempo. Si se colocaba en UT, suponiendo que se actualizaba correctamente, no era necesario cambiar el texto legal», explicó.

Como contrapartida, se ordenó al Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria actualizar cada febrero la UT para asignarle un valor ajustado a la inflación.

«El ajuste debía hacerse conforme a la variación ‘Indice de Precios al Consumidor’ en Caracas y previa opinión favorable de Poder Legislativo», dijo.

Expresó que desde la vigencia del Código Orgánico Tributario (COT) del 2014 (repetido por el Código del 2020) se eliminó la obligación de ajustar conforme a la inflación y de obtener opinión favorable desde el Poder Legislativo.

«Según el COT vigente, la Administración Tributaria solo necesita autorización del Presidente de la República y puede reajustar la Unidad Tributaria al valor que discrecionalmente considere, sin estar obligada a tomar en cuenta la inflación, en cualquier momento», acotó.

De acuerdo con Betancourt, la discrecionalidad de la Administración Tributaria explica por qué, desde 2014, se han publicado nuevos valores de esa magnitud superiores o inferiores a la inflación. «La inflación de marzo 2021 a marzo 2022 fue de 251% mientras que la Unidad Tributaria se aumentó en 1900%».

A continuación la Gaceta Oficial N°42.359.