Las cajas Clap se venden en pesos en la Guajira

Según el Comité de Derechos Humanos de la Guajira, las cajas CLAP y las bolsas de Mercal son vendidas en 20 mil pesos a las familias de la parroquia Alta Guajira.

Ante las irregularidades que se vienen registrando en la distribución del Comité Local de Abastecimiento y Producción y las bolsas de Mercal en el municpio Guajira del estado Zulia, el Comité de Derechos Humanos denuncian que en la parroquia los beneficiarios compran estos productos en moneda extranjera.

Según José David González, coordinador del Comité de Derechos Humanos en la Guajira, en esta parroquia que alberga más de 2000 familias del pueblo Wayuu, compran las cajas y las bolsas a un precio de 20 mil pesos colombianos.

“Hay un programa que se llama CLAP y el otro Mercal que envía el gobierno para aplacar este flagelo que vive el pueblo de la Guajira. Desde el inicio, estos beneficios tenían un precio de 20 mil bolívares, pero ahora estos programas ya no son para los pobres porque los precios están bastante elevados y son cobrados en pesos colombianos”, denunció.

González destacó que el comité ha recibido varias denuncias de estas irregularidades: “En la comunidad de Wuichepee una familia de bajos recursos denunció que en diciembre les exigieron que cancelaran las cajas CLAP en 20 mil pesos colombianos. Dónde queda esa promesa de este beneficio para la Guajira a un precio subsidiado”, inquirió.

El coordinador del comité enfatizó que en este municipio fronterizo no hay una supervisión de los programas que envía el gobierno. En algunas oportunidades, las cajas de alimentos llegan a las comunidades saqueadas.

Al inicio de estos programas alimentarios en la Guajira venezolana, llegaban las cajas con veinte kilos y diez rubros; en la actualidad, solo llegan tres kilos de arroz, uno de harina, uno de sal, kilo y medio de pasta y un kilo de lentejas.

En las parroquias Sinamaica, Guajira y Elías Sánchez Rubio, los voceros de los consejos comunales aumentan los precios cada vez que se realiza la venta. Algunas familias manifestaron que los líderes de las comunidades rechazan los billetes de 500 bolívares.