Le exigen a gobernadora del Delta reconsiderar suspensión del transporte

Centro de Tucupita, muestra una movilidad disminuida durante la semana de cuarentena radical. Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

De todas las medidas que tomó el gobierno del estado Delta Amacuro ante el incremento de contagios por COVID-19, la suspensión del servicio de transporte público ha sido la más polémica. La mayoría de las personas consultadas en Tucupita exigió a la gobernadora Lizeta Hernández reconsiderar esta decisión.

Hernández anunció el pasado sábado 12 de junio que la entidad debía asumir una “cuarentena radical severa” desde este lunes 14, debido al aumento de casos por COVID-19.

Ante esto, un vecino del sector La Floresta exigió a la mandataria reconsiderar el servicio de transporte en la localidad, porque aseguró que esta prestancia no es la culpable de los aumentos de casos de Coronavirus en el estado.

“No nos siga castigando con el transporte señora gobernadora, porque usted no sufre cómo sufrimos los que no tenemos vehículos”, cuestionó.

Un ciudadano del sector San Rafael también interpeló a la funcionaria, por lo que exigió reconsiderar la suspensión del transporte público, porque es de vital importancia para las personas que viven lejos del centro de Tucupita.

De acuerdo con el abordado, este es el único medio de movilización que tienen los ciudadanos para llegar al centro y comprar sus alimentos. Ahora están caminando.

A su juicio, “se debería reconsiderar el transporte, porque es bastante difícil que una persona venga de Paloma hasta el centro, caminando”.

Un adulto mayor de Delfín Mendoza por su parte dijo que de todas las medidas que tomó Lizeta Hernández, las que debería reconsiderar son el horario de trabajo y de circulación peatonal, así como el surtido de combustible.

El abuelo afirmó que “las personas tienen derecho a movilizarse y ser libres a la hora de salir y comprar sus alimentos”.