Leonardo Carvajal: el año escolar termina muy mal

Foto: elucabista.com

El docente e investigador de la Universidad Católica Andrés Bello, Leonardo Carvajal expresó a Radio Fe y Alegría Noticias que el año escolar en Venezuela “termina francamente mal” debido a las fallas en el servicio eléctrico que ocurren en el país.

Explica que de los 28 mil planteles educativos “no más de un 10% habrá mantenido un cierto ritmo de trabajo a través de las redes sociales con mucha dificultad”.

“La pandemia pone fuera de juego al 85% de los escolares, es decir que 7 u 8 millones de estudiantes no están recibiendo ningún tipo de formación. (…) lo que hacen algunos docentes es mandarles a leer y hacer tareas con los libros de textos que ellos (los alumnos) tienen, pero el muchacho a sus 9 u 11 años no está para ser autodidacta”

Leonardo Carvajal

Asegura que la “inmensa mayoría” no ha tenido electricidad, tampoco una computadora, o teléfono inteligente para seguir el proceso de enseñanza. También refirió que los maestros no estaban preparados para afrontar una dinámica de este tipo.

Para Carvajal este último trimestre escolar “está perdido”, por lo que propone que de recuperarse la presencialidad en los centros educativos del país se debería completar el curso de septiembre a noviembre de 2020, y que comenzase el nuevo año académico de enero a noviembre con su momento de vacaciones intermedio.

Oportunidad despreciada “olímpicamente”

El docente con más 40 años de experiencia en Venezuela refiere que se desperdició “de manera olímpica” una oportunidad para que los alumnos recibieran “buenas clases” a través de la televisión con el programa Cada familia una escuela.

“Se pudieron haber convocado a media docena de buenos profesores de matemática, media docena de profesores de biología, entre otros, y se han podido grabar buenas clases»

Leonardo Carvajal

Dice que hubiera sido «maravilloso» que el estudiante que reside en Santa Elena de Uairén estado Bolívar; en Guasdualito, estado Apure y el de La Candelaria, en el Distrito Capital «hubiese podido disfrutar de los mejores maestros por televisión. Esa oportunidad Aristóbulo Istúriz la despreció olímpicamente”.