Lo que pasó y lo que viene en Ecuador

ecuador-protestas-lenin-moreno
Foto: Archivo.

Ecuador derogó la ley que originó las protestas -que entre otras cosas incluía el aumento de la gasolina- y ya la deuda con el FMI quedó establecida. ¿Y ahora qué? Es la interrogante que queda en el congelador por un tiempo no definido, pero amenaza con asomarse a través de acciones en algunas horas.

La tesis de la victoria o derrota; pausa o entendimiento; estrategia para calmar y perseguir a los “correistas” -como se le dice a los seguidores del expresidente Rafael Correa-, son los nuevos dilemas en la política ecuatoriana post “paquetazo”.

Los sectores de la izquierda cercanos a Correa ven en la derogación de la ley una sonada victoria de la izquierda, aunque el sector que más se acercó al gobierno y, obligó un diálogo, fueron las organizaciones indígenas, una población que suma el 17% de la población ecuatoriana, según números oficiales.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, dijo que se sustituye el decreto 883 por uno nuevo “que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes los necesitan”. Es decir, el decreto 883 fue derogado para ser modificado.

A este discurso de Moreno, se le agrega un pronunciamiento ocurrido horas antes por Arnaud Peral, coordinador de las Naciones Unidas que actuó como mediador del diálogo entre el movimiento indígena y el gobierno de Lenin Moreno: “Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el decreto 883”.

En este punto, la frase “nuevo decreto” significa que el nuevo decreto implica una modificación selectiva: no es una eliminación del decreto como algunos expertos y analistas políticos han visto y difundido a través de las redes sociales.

Contexto latinoamericano

En el contexto Latinoamericano hay una fuerte lectura de lo ocurrido en Ecuador: sin duda una derrota de Lenin Moreno frente a Correa.

Sin embargo, Correa ha denunciado un redoble de persecución política a los “corrreistas”, aludiendo el acuerdo como un juego para enfriar las calles, mientras minimiza a los factores de oposición en Ecuador.

FMI y lo que viene

Por otra parte, la deuda de Ecuador con el FMI ya está dada y las condiciones deben cumplirse si el Estado ecuatoriano quiere seguir siendo beneficiado de este tipo de crédito. Corresponderá a Lenin Moreno, re-negociar las condiciones con el FMI.

Con la aplicación del decreto derogado, Ecuador ahorraría 1.300 millones de dólares para aliviar la deuda con el FMI que mantiene durante cuatro décadas, sumado a la última que habría sido por 4.200 millones de dólares.