Los estados de excepción no pueden utilizarse para violar DDHH durante la pandemia

Referencial

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ha publicado en su cuenta de la red social twitter una serie de alertas sobre el uso de los denominados estados de emergencia o de excepción que la mayoría de los gobiernos han venido aplicando para combatir la pandemia del COVID-19.

La diplomática advierte que «la implantación de medidas de excepción o emergencia para proteger a la población de la pandemia del coronavirus no deben ser usadas por los gobiernos como excusa para violar los derechos humanos de las personas».

En ese sentido, Bachellet acota que el manejo que en algunos países se ha estado haciendo de la enfermedad está suponiendo amenazas para los Derechos Humanos.

En especial, pidió respetar los derechos de las personas de la tercera edad, argumentando que este grupo de la población no está siendo considerado en el contexto de la pandemia del Coronavirus.

La ex presidenta de Chile indicó que el Coronavirus «presenta una amenaza grave para la vida y la salud de las personas mayores. Aun así, sus derechos no han sido tomados en cuenta adecuadamente».

Igualmente exhortó a considerar la máxima de que «seamos claros: cada vida tiene el mismo valor».

En Venezuela este martes 12 de mayo el presidente de la república Nicolás Maduro anunció un nuevo decreto de alarma constitucional por 30 días más para mantener las restricciones en la movilidad y jornadas laborales.

Considera el mandatario que no se puede pensar todavía en el país en una felxibilización toda vez que la emergencia del COVID-19 aún no ha pasado pese a que diario su gobierno afirma que mantiene un férreo control de las cadenas de propagación.

Pero durante estos dos primeros meses de cuarentena social en Venezuela, varias han sido las denuncias que desde las regiones se reportan en materia de violaciones a los derechos de libertad de expresión, a la alimentación, a la salud, aunadas a las problemáticas de la falta de agua potable y del servicio eléctrico.

La mayoría de estas manifestaciones han sido reprimidas por funcionarios de cuerpos de seguridad.