Luisa Pernalete asegura que hay una gran dosis de machismo en el país

123
Foto: referencial

Luisa Pernalete, educadora y coordinadora del programa Madres Promotoras de Paz, aseguró este viernes 6 de mayo que en Venezuela y en casi toda América Latina “hay una gran dosis de machismo” y que además, se ha naturalizado.

Pernalete expresó que es necesario que se detecten aquellos elementos de “machismo” que, muchas veces las mujeres contribuyen a ello. Por ejemplo, cuando se le dice a un niño: “pareces una niñita llorando”. “Todo el mundo tiene derecho a expresarse. Ese micromachismo hay que combatirlo desde el hogar y los primeros grados del colegio”, expresó a Radio Fe y Alegría Noticias.

La profesora resaltó que si bien hay leyes para proteger a los ciudadanos, y sobre todo a la mujer para una vida libre de violencia, indicó que no existen casas de abrigo para las víctimas. “¿Qué pasa cuando una mujer está siendo maltratada por su pareja o expareja y tienen que irse a un lugar? ¡No hay!”, dijo.

A su juicio, la lucha no solamente debe estar en erradicar la violencia de género, sino también para que existan casas de abrigo para “casos de emergencia”.

Enseñar a las mujeres a denunciar

Por otra parte, la educadora comentó la necesidad e importancia que las mujeres aprendan a denunciar ante la Fiscalía cuando sean víctimas de violencia. “En los casos de feminicidio, los victimarios son personas conocidas, es decir, pareja o expareja que no soportan que su esposa o exesposa ya no esté con él”, agregó.

“Es importante que las mujeres conozcan sus derechos. Pero también hay que enseñárselos a las niñas. Desde pequeñas deben ser respetadas por todo el mundo. Ha aumentado el número de feminicidios en el país y muchas tienen miedo de denunciar. Es necesario el mutuo apoyo, tendiendo puentes en escuelas y comunidades”, puntualizó. (es necesario detectarlo.).  se compone de ciertas conductas, comportamientos y creencias que promueven, reproducen y refuerzan diversas formas discriminatorias contra las mujeres. Se construye a través de la polarización de los roles y estereotipos que definen lo masculino de lo femenino.