Maestros de Guayana siguen pasando penurias

Con zapatos rotos y hasta sin desayunar van los educadores cada mañana a las escuelas a cumplir con su jornada laboral.

Aunque las condiciones no son las más óptimas para trabajar, los educadores hacen todo lo posible por cumplir con sus actividades y no dejar a los alumnos solos.

“Muchos han dejado la educación para entrar en el mundo de la economía informal”, dijo Ramón Mata, profesor jubilado del estado Bolívar.

Mata también advirtió que en Guayana “se deben preparar para un paro nacional indefinido en la educación por la inconformidad que los educadores presentan”.

Desde mediados del año pasado, los docentes de Guayana han manifestado para exigir mejoras en sus reivindicaciones salariales y al parecer este año seguirán con la lucha, pero más radicalizada.

El inicio de este segundo trimestre escolar en las escuelas de Guayana estuvo atropellado ya que muchos docentes renunciaron a sus puestos de trabajo por razones económicas. Algunos deben pagar hasta dos pasajes para llegar a las escuelas y el sueldo mensual no es suficiente.

Para Ramón Mata, el aumento salarial anunciado por el gobierno “es una burla a los profesores comparada con la demanda que éstos necesitan realmente”.