María Soto: de la federación de softbol al Comité Olímpico venezolano

El Comité Olímpico Venezolano ya tiene a una nueva autoridad: María Soto. Es nativa de Valencia, estado Carabobo. Antes de esta designación había sido presidenta de la Federación Venezolana de Softbol.

En su currículum figura su estatus como ex jugadora olímpica al haber representado a Venezuela en Pekín 2008. Incluso, fue la abanderada de Venezuela durante la mencionada edición.

Fue jugadora de la selección nacional durante 18 años y fue la capitana durante los últimos 12 años.

Tras su retiro en el 2017, Soto asumió la presidencia de la FVS luego de ganar las elecciones federativas con un cerrado escrutinio. De 120 electores, 62 votaron por ella. En el 2021 fue reelecta.

De acuerdo con una declaración de la Asamblea Eleccionaria, Soto ocupará la presidencia del Comité Olímpico Venezolano entre 2022 y 2026. Implica un periodo que cubrirá todo el ciclo olímpico que resta hasta Londres.

Las últimas bocanadas de Eduardo Álvarez

El ciclo de Eduardo Álvarez terminó oficialmente el 18 de mayo. En su intento de mantener el control de la COV, intentó presentar una plancha, pero la Comisión Electoral lo impidió.

El argumento de la Comisión Electoral era que no la plancha de Álvarez “no cumplía con los elementos de rigor”.

Despedida por WhatsApp

Según fuentes federativas, Eduardo Álvarez finalmente aceptó su “realidad” y se despidió con un mensaje a través de WhatsApp.

“Estimados amigos:

Con la mayoría 75% de la asamblea de federaciones nacionales no asistiré a las elecciones del comité olímpico venezolano, las razones conocidas por todos e impuestas no lo permitieron. 

Luego de 16 años como presidente puedo afirmar que  lo más importante  es poder ver a los ojos de cada uno de uds con dignidad y respeto,  les pido disculpas por haber fallado en esta oportunidad , estaremos muy pronto nuevamente unidos con la pasión de nuestras vidas «el deporte», les reitero mi amistad y aprecio”.

Vale recordar que al ahora ex directivo del COV se le abrió una investigación por supuesta malversación de fondos en la realización de los juegos nacionales de 2007.