Más de 5 mil muertes ha dejado el bloqueo humanitario en Etiopía

Foto: referencial web

Casi 1.500 personas murieron de desnutrición en solo una parte de la región bloqueada de Tigray en Etiopía durante un período de cuatro meses el año pasado.

La lamentable cifra incluye a más de 350 niños pequeños, según un informe de la oficina de salud de la región, reseña The Associated Press.

Además, informaron que hay más de 5.000 muertes por hambre y enfermedades relacionadas con el bloqueo en dicha región. Se trata del mayor número oficial de muertes asociado con la guerra del país .

“Las muertes están aumentando de manera alarmante”, incluso por enfermedades fácilmente prevenibles como la rabia, cuando los medicamentos se agotan o caducan, dijo a The Associated Press el jefe de la oficina de salud de Tigray, Hagos Godefay.

Un informe publicado este miércoles 26 de enero de 2021 por el independiente Etiopía Insight, confirmaron 5.421 muertes en Tigray entre julio y octubre en una evaluación de su oficina y algunos grupos de ayuda internacional. 

Fue la primera evaluación de este tipo desde que comenzó la guerra entre Tigray y las fuerzas etíopes en noviembre de 2020.

Desnutrición, enfermedades y ataques

La mayoría de las muertes se debieron a la desnutrición, las enfermedades infecciosas y las enfermedades no transmisibles, ya que la oficina de salud y sus socios intentaron medir los efectos en la población de Tigray de su sistema de salud destruido en gran medida por los combatientes.

Las muertes no reflejan a las muertes en combate, dijo Hagos a AP, aunque el informe refleja un pequeño porcentaje de muertes por ataques aéreos.

La evaluación de la mortalidad cubrió aproximadamente el 40% de Tigray, dijo, ya que la ocupación de algunas áreas por parte de los combatientes y la falta de combustible causada por el bloqueo han limitado la recopilación de datos y la entrega de ayuda.

La desnutrición aguda severa en niños menores de 5 años, de menos del 2% en Tigray antes de la guerra, estaba ahora por encima del 7%, dijo. 

La evaluación encontró que al menos 369 niños menores de 5 años habían muerto por desnutrición, parte de un total de 1.479 personas.

AP confirmó el año pasado las primeras muertes por inanición bajo el bloqueo junto con la prohibición del gobierno de que los trabajadores humanitarios lleven medicamentos.

No hay suministros

Hagos le dijo a AP que sin suministros médicos ni vacunas, enfermedades como el sarampión estaban surgiendo en Tigray y que la COVID-19 había comenzado a propagarse. 

Los pacientes con VIH “están viniendo todo el tiempo a mi oficina para preguntar si van a llegar medicamentos o no. Pero tengo las manos atadas”, dijo.

A principios de este mes, las Naciones Unidas dijeron que el gobierno de Etiopía había entregado más de 850.000 vacunas contra el sarampión a Tigray,

El gobierno de Etiopía cortó casi todo el acceso a la ayuda alimentaria, suministros médicos, dinero en efectivo y combustible en junio del año pasado cuando las fuerzas de Tigray recuperaron el control de la región. 

Desde entonces, las Naciones Unidas han advertido repetidamente que menos del 15% de los suministros necesarios han estado ingresando a Tigray bajo lo que llama un bloqueo humanitario de facto. 

El gobierno de Etiopía ha expresado su preocupación por que la ayuda caiga en manos de los combatientes.

No está claro cuándo comenzarán los vuelos diarios, aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja anunció el miércoles que había realizado su primera entrega de suministros médicos a Tigray desde septiembre.

El gobierno de Etiopía ha tratado de restringir los informes sobre la guerra y detuvo a algunos periodistas bajo el estado de emergencia.

El conflicto armado ha hecho que esta región sea completamente dependiente de las ONG para hacer llegar suministros básicos.

Según fuentes de las Naciones Unidas, el gobierno de Abiy Ahmed, ha implantado un «bloqueo de facto para la ayuda humanitaria». Más de seis millones de personas viven en la región, todas ellas amenazadas por el hambre.

Fuente: AP, independiente Etiopía Insight, VOA