Máximo Castillo: otro venezolano llega las Grandes Ligas

El número de venezolanos en la MLB sigue aumentando, y el último en subirse al bus de peloteros profesionales en Estados Unidos es Máximo Castillo. Nacido en Caracas el 4 de mayo de 1999, migró a EE.UU en el 2018 para labrarse un camino en la pelota rentada del norte.

Su especialidad es el picheo, y en Estados Unidos ha sido, desde su llegada, lanzador en las categorías inferiores de los Azulejos de Toronto. Pese a que no tenía la etiqueta de “prospecto” Castillo fue abriéndose paso a fuerza de sobresalientes actuales en las Ligas Menores.

En el último Spring Training estuvo como invitado. Y finalmente se ganó el aprecio de los canadienses, después de dejar 2.40 de efectividad en sus dos temporadas con Cardenales de Lara y brillar entre Doble A y Triple A.

El domingo fue llamado a aparecer con los Azulejos de Toronto tras firmar un nuevo contrato como pelotero de Las Mayores.

Al buscar su historial en Venezuela, el pelotero no tiene muchos registros. Apenas jugó en la pelota rentada de Venezuela en el año 2020 Con Tigres de Aragua por un par de meses, y luego fue traspasado a Cardenales de Lara.

Tiene una buena recta, que toca las 94 millas por hora. También lanza cambio y slider. Y apenas le habían pisado el plato dos veces en 27.1 innings, la antesala de las Grandes Ligas (0.66 de promedio), al momento de recibir el llamado.

Un dato curioso e importante es que Máximo Castillo, su nombre de pila, no es usado en sus registros en la MLB. Las reseñas de sus actuaciones que apenas está comenzando las mencionan como Max Castillo