Provincial de los Jesuitas en Venezuela llama a solidarizarnos con los más necesitados

Foto cortesía El Ucabista

El sacerdote Rafael Garrido, Superior de los Jesuitas en Venezuela, dedicó un mensaje de navidad a los venezolanos, donde rescata la necesidad de creer en Dios en los momentos más difíciles.

El mensaje lo dio en una visita apostólica a Maturín, capital del estado Monagas.  

«Aprovecho mi visita a la ciudad de Maturín para saludar y desear paz y alegría que escuchan la radio IRFA.

Quiero decir en primer lugar que en esta época, en la que la iglesia nos recuerda la vivencia del adviento, la espera gozosa en el Señor y en él reafirmamos la fe en el Dios que está con nosotros. Ese es el fundamento de la celebración de esta fecha, Dios viene a nosotros y eso causa una alegría enorme en nuestras vidas y nuestros corazones porque Dios nos acompaña en medio de nuestras situaciones.

Y ese acompañamiento alimenta nuestra esperanza. Esa presencia de Dios que nos dará la posibilidad de vivir plenamente como hijos e hijas de él, y no es un Dios que viene portentoso, no es un Dios que viene a imponerse, sino es un Dios frágil, que nace como uno de nosotros para mostrarnos ese rostro humano, ese rostro misericordioso y ese rostro solidario con nuestra situaciones. 

Por eso, en estas fechas tenemos que estar atentos a la presencia de Jesús, la presencia de Jesús en medio de nosotros y la presencia de Jesús en nuestra realidad. 

De manera que en medio de esta situación tan crítica que estamos viviendo como país, podamos estar atentos a ayudar a los más necesitados, a solidarizarnos con ellos. 

Quiero agradecer muy especialmente la disposición de tanta gente buena que sacando lo mejor de sí, se dispone a la generosidad y hacer posible que lo frágil salga victorioso en medio de una situación tan compleja en la que vivimos.

Quiero pedirle a papá Dios que se hace presente en medio de nosotros a través de su hijo, que seamos capaces de descubrir su voluntad, de buscar y hallar su palabra en medio de todo lo que estamos viviendo y que una vez que la hallemos, seamos diligentes en cumplirlas.

Termino diciéndoles y deseándoles a todos que el niño Jesús que va a nacer y que nace en cada uno de nosotros, nos haga vivir con felicidad, con alegría, con entusiasmo, nuestra relación con los más sencillos y nos haga apostar por ellos para crear un futuro cada día mejor.

Que papá nos bendiga y que ese nacimiento sea un motivo de alegría y esperanza para todos nosotros.»


Escuche el audio de Rafael Garrido SJ, Superior de los Jesuitas en Venezuela: