Migración de venezolanos hacia Arauca ayuda a la economía

Foto: Isaura Ramos

Para un taxista colombiano, la migración venezolana le da la oportunidad de llevar el sustento a su casa.

Esa es la historia de Carlos Osorio, quien cada mañana estaciona su taxi amarillo del lado colombiano en el puente internacional José Antonio Páez.

Allí espera a los venezolanos que pasan el puente en busca de alimentos, medicinas y a quienes llevan sus mercancías y ofrecen servicios y productos en Colombia.

“La gente del otro lado es la que nos apoya y estamos trabajando bien. Aquí el comercio está bueno gracias a la gente del otro lado. Bendito Dios”, exclama Carlos.

Él afirma que diariamente hace más de 20 carreras en su taxi y el 90% de ellas son a venezolanos que se mueven entre Arauca, en Colombia, y Guasdualito, en Venezuela.

La migración venezolana es muy variada pero la gran mayoría son personas jóvenes que ofrecen su fuerza laboral, productos y servicios del lado colombiano. Las ganancias las invierten luego para llevar alimentos y todo lo que necesitan sus familiares en Venezuela.