Migrantes merideños vuelven a su tierra solo de visita luego de 3 años

Migrante merideño
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Varios migrantes oriundos del estado Mérida, los cuales se encuentran en Perú, en Chile, en Argentina y Ecuador, decidieron pasar las pasadas navidades junto a sus familiares.

Pero muchos tienen como plan retornar la segunda y tercera semana del mes de enero del 2022 para continuar con sus labores habituales en su segunda casa que los acobijó. Aseguran que la situación país empeora cada día, por ello deciden irse nuevamente.      

Yonatan Aparicio, ingeniero en construcción civil, residía en Ejido, municipio Campo Elías, hasta el 21 de abril del año 2018, fue en ese entonces que decidió irse de su tierra para migrar a Ecuador en busca de un mejor futuro que le permitiera ayudar a su familia.  

Aparicio explicó para Radio Fe y Alegría Noticias que a pesar de que Venezuela es un país rico y uno de los más hermosos de Latinoamérica, atraviesa por una situación política y económica difícil.

Señaló que “la falta de insumos, medicamentos y de un futuro es el motivo que me llevó a mí y a muchos merideños y venezolanos a migrar”, aseguró Aparicio.    

El joven ingeniero en construcción civil actualmente trabaja en una empresa llamada “Grupo Revestisa”, la cual se encarga de fabricar pinturas, texturas, empaste y estuco. Allí se desempeña  como jefe de planta, es el encargado del área de producción.

Luego de tres años y ocho meses lejos de su tierra Aparicio junto a su hermano planificaron desde el mes de septiembre del año 2021 retornar a la ciudad de los caballeros dejando de un lado las video llamadas y sentir en carne propia ese calor familiar, poder abrazar a su madre, padre, sobrino, y demás familiares cercanos.

Los Merideños salieron de la ciudad de Quito el 17 de diciembre del 2021 realizando varios trasbordos en busca de abaratar costos durante el recorrido que duró tres días representando 36 horas de viaje por carretera, fue el 20 de diciembre del pasado año cuando pisaron nuevamente tierra Merideña.

“Fue un viaje muy planificado, se planeó hacer varios trasbordos en Colombia para buscar la mejor economía porque no sabíamos que nos esperaba al entrar a Venezuela, salimos de la ciudad de Quito, llegamos a frontera de Ecuador-Colombia y no hubo ningún inconveniente, el paso fronterizo está totalmente libre, de ahí hicimos trasbordo desde el terminal de Ipiales a Cali, de Cali hicimos trasbordo hacia Bogotá y de Bogotá a Cúcuta”, explicó el Ingeniero.

Aparicio detalló que las agencias migratorias se encuentran cerradas y no pudieron sellar su pasaporte al llegar a tierra fronteriza entre Colombia y Venezuela pasaron por el Puerto de Santander donde las autoridades le solicitaron la debida documentación como el carnet de vacunación contra el COVID-19 y “una pequeña colaboración”.

Una Mérida abandonada y en mal estado

Los recuerdos, la alegría y emoción volvieron a renacer para la familia Aparicio, pese a que la entidad se encuentra para Yonatan Aparicio “sumergida en el abandono”. Esta región andina es la tierra que lo vio nacer y en donde se crió y se formó profesionalmente.

“Mérida es hermosa a pesar de que ahorita se ve algo abandonada, las vías en mal estado y falta de mantenimiento de las áreas verdes, falta más atención de las autoridades en ese aspecto, pero a pesar de todo Mérida es Mérida, es hermosa!», describió el joven ingeniero.

También dijo que «veo que la situación económica se está reactivando a pesar de que está muy difícil donde todo se maneja en dólares y está todo muy caro pero veo que el merideño está tratando de salir adelante y es algo admirable”, apuntó Aparicio quien tiene la fe y convicción de que Venezuela se va a recuperar.

Este joven nunca olvidará de donde vino. Dijo sentirse sumamente feliz y renovado de haber compartido con su familia varias semanas pero la situación país lo hacen retornar nuevamente a Quito- Ecuador.

Igualmente indicó que se va muy pronto con el corazón lleno de nostalgia debido a que se aleja otra vez de su familia para seguir ayudando a sus padres como hasta ahora lo ha hecho.

No precisó fecha ni año de cuándo los volverá a ver nuevamente, solo anhela regresar muy pronto a su querida Mérida, retornar definitivamente a su hogar y ejercer su carrera.

Otros merideños expresaron que migraron unos a Argentina, otros a Chile desde el 2015. Desde esa fecha no han podido ver a sus seres queridos sino hasta el 2021 que logran retornar a su ciudad natal para reencontrarse con sus familiares.

Dijeron que a pesar de los costos del pasaje y otras vicisitudes hicieron un esfuerzo para llegar a la región andina.