Fe y Alegría promueve una educación de inclusión y de calidad

128
Movimiento Fe y Alegría promueve una educación de inclusión y de calidad
Foto: cortesía

Marielva Rísquez, responsable de género de Fe y Alegría Venezuela, aseguró que el movimiento educativo tiene una larga trayectoria aplicando políticas y acciones que promuevan una educación de inclusión y de calidad, sin discriminación de ningún tipo. 

Desde el 2021, el movimiento impulsa un plan de transversalización de los enfoques de derechos y de géneros partiendo de una detección de las necesidades que existen en dichos temas. También busca proponer y ejecutar acciones educativas junto a Cerrando Brechas en Maracaibo, buscando igualdad de oportunidades laborales para mujeres y hombres. 

Rísquez manifestó en entrevista con el equipo de Punto y Seguimos de Radio Fe y Alegría Noticias que configuran redes de mujeres con el acompañamiento de la profesora Luisa Pernalete, a través de Madres Promotoras de Paz y la Red de Mujeres Constructoras de Paz en 12 estados del país. Con ellas forman alianzas entre periodistas y líderes comunitarias para visibilizar la situación de la mujer en Venezuela. 

Destacó que entre las labores realizadas están la preparación de protocolos de prevención de violencia, la digitalización de planes de prevención en la plataforma de la federación e investigaciones sobre cómo se vive la igualdad en la educación técnica. Además, la detección del trauma y abuso en los estudiantes de educación técnica de bachillerato y la inclusión de la salud emocional en el currículum de varias escuelas y centros de Caracas. 

Fe y Alegría busca desmontar mitos

Las acciones del Movimiento de Educación Popular y Promoción Social van encaminadas a desmontar los mitos sobre la violencia, reconocer sus ciclos y en darle peso a la educación y el ejercicio de los buenos tratos. 

Rísquez considera oportuno construir espacios seguros para evitar la violencia interpersonal, especialmente en las relaciones amorosas. Fortalecer la autonomía personal, la resolución no violenta de los conflictos, el respeto y el reconocimiento de la persona. Todo esto centrándose en la coeducación, en la igualdad de condiciones y en la transformación social e individual.

Entre los grandes retos que tienen como movimiento aseveró que son fomentar las “masculinidades y feminidades humanizantes y liberadoras”. Asimismo eliminar todos los estereotipos de género que discriminan y crean desigualdad entre las personas y cambiarlos, fomentar normas de convivencia igualitaria, entre otros.