No hay condiciones para iniciar clases en Lara

Crisis-escolar-venezuela
Foto: Archivo.

Septiembre es el mes en el que cada año inicia un nuevo año escolar en Venezuela para el que todo el personal docente, obrero y administrativo, así como también los estudiantes, se disponen a regresar a las aulas de clases. Pero este año no será igual.

La pandemia mundial por la COVID-19 ha paralizado, desde el pasado mes de marzo, las clases a nivel presencial en todo el país. Esto obligó a los docentes de las diversas áreas a tener que ajustar su cronograma de actividades a la plataforma virtual para la que muchos no estaban preparados y tampoco contaban con acceso a los servicios de Internet.

Este 16 de septiembre iniciaría el nuevo lapso escolar 2020-2021, siguiendo las órdenes del Ministerio de Educación de continuar las clases en línea.

Sin embargo, docentes y sindicatos del estado Lara aseguran que en el estado Lara no están dadas las condiciones para iniciar un nuevo proceso educativo, ni presencial ni a distancia, debido al repunte sostenido de casos de Coronavirus en la entidad.

El presidente del Colegio de Profesores del estado Lara, Luis Arroyo, explicó a Radio Fe y Alegría Noticias que el gremio docente no está dispuesto, y mucho menos conforme, con el inicio de un nuevo año escolar en las condiciones en que se encuentra el sector educativo.

Los planteles educativos tienen una infraestructura en muy malas condiciones y presentan deficiencias en los servicios básicos como el agua potable, el gas doméstico y la energía eléctrica.

Indicó que un 90% de los maestros no posee equipos de alta tecnológica, y de tener uno, el salario que devengan, sujeto a 400 mil bolívares, es insuficiente para mantener un plan de datos móviles con el que se puedan conectar. Éstos oscilan entre los 130 y 200 mil bolívares; es decir, casi lo que ellos cobran quincenal.

“A un docente el salario no le alcanza ni siquiera para alimentarse, por eso hacen actividades extras para su propio sostenimiento. A aquellos que tienen computadora, no les funciona el Internet, ya sea porque no hay conexión o que no tienen electricidad”, señaló.

Proponen iniciar clases en 2021

Una de las propuesta que hacen los docentes de Lara al gobierno nacional es que el reinicio de actividades académicas quede para enero del año 2021, o al menos cuando la curva por contagios de COVID-19 se haya aplanado en todo el territorio larense.

Piden además esperar hasta que existan las condiciones óptimas de bioseguridad para que los profesores y el estudiantado puedan regresar a las aulas sin ningún problema.

Luis Arroyo puntualizó que se debe garantizar la mejoría en los servicios públicos, en especial la conexión a Internet. Al mismo tiempo precisó que se debe implementar un programa de capacitación digital dirigido hacia los docentes de todos las áreas.

“Tiene que haber una preparación académica para manejar los instrumentos tecnológicos y cuáles estrategias pedagógicas se van a utilizar. En Lara hay un retraso con respecto a esto”, dijo.

Se hace necesario que el gobierno regional y nacional atiendan los clamores que realizan los docentes de la entidad, quienes también requieren un incremento de su sueldo, ya que el actual está clasificado de “pobreza extrema” pues no les alcanza para cubrir sus gastos básicos.

2019-2020 fue un año escolar negro

Con respecto al recién terminado año escolar 2019-2020, el presidente del Colegio de Profesores en Lara, Luis Arroyo, lo calificó como “catastrófico” por lo que supuso migrar toda la educación a la modalidad en línea.

Insistió en que académicamente fue un “año escolar negro” debido a que muchos de los estudiantes no lograron realizar sus tareas por los problemas con el internet y la electricidad, servicios que presentan mayormente graves fallas en la entidad.

Lamentó que la preparación de los muchachos no estuviese acorde a los objetivos que se habían planteado y no hayan dado el nivel educativo que se venía impartiendo en años anteriores.

“El año escolar culminó cuando comenzó la pandemia en marzo. De allí en adelante fue un desastre. Muchos estudiantes no lograron hacer sus asignaciones vía virtual”, manifestó.