“No quiero que lloren sobre mi tumba”

4076
Foto: archivo

El joven de 23 años de edad, Majid Reza Rahnavard, a quien ahorcaron el pasado lunes 12 de diciembre por defender los derechos de la mujer en Irán, pidió que no lloren sobre su tumba.

A través de un video difundido en la red social Instagram, Reza también solicitó que festejen con música alegre y que no lean ni el Corán ni recen. Esto lo expresó minutos antes de que lo ahorcaran en una grúa en la calle en Mashad, Irán.

A Reza lo detuvieron y justo 23 días después de su arresto y antes de cumplirse el plazo legal para la apelación (20 días), lo ahorcaron.

“Grupos de Derechos Humanos advierten de que los detenidos los condenan a muerte en juicios falsos y sin abogados”, reseñó el portal Nius Diario.

La imagen de Majid Reza Rahnavard ahorcado en público en la ciudad iraní de Mashhad le dio la vuelta al mundo. Reza es el segundo preso ejecutado por el régimen iraní por su participación en las protestas en el país.

Un tribunal de Irán lo condenó por “enemistad contra Dios” por supuestamente haber matado a puñaladas a dos miembros de la fuerza de resistencia paramilitar Basij.